NOTICIAS

Milla 22: El Escape | Estreno 30 de Agosto

Rodada en 16 localidades de Bogotá.
MILLA 22: EL ESCAPE.
LA MÁS IMPRESIONANTE PELICULA DE ACCIÓN FILMADA EN COLOMBIA
Milla-22-El-Escape-pelicula
Milla 22: El Escape | 30 de Agosto
SINOPSIS.
JAMES  SILVA  (Mark  Wahlberg)  es  un  experimentado  agente  de  la  CIA  en  un  país  sospechado  de  actividad  nuclear  ilegal.  Cuando  el  funcionario  local  LI  (Iko  Uwais)  llega  a  la  embajada  de  los  EE.  UU  buscando  intercambiar  información  sobre  material  radioactivo  robado  a  cambio  de  un  pase  seguro  a  los  EE.  UU,  SILVA  tiene  la  tarea  de  transportarlo  desde  el  centro  de  una  ciudad  al  borde  del  colapso  a  una  pista  de  aterrizaje  a  22  millas  de  distancia.  Con  enemigos  cercándolos  por  todos  los  lados.  SILVA  recurre  al  arma  más  sofisticada  de  la  CIA:  Ground  Branch,  una  táctica  remota  de  alto  secreto  que  está  bajo  el  mando  de  BISHOP  (John  Malkovich). 

Pero  sin  que  la  CIA  lo  sepa,  no  son  el  único  poder  internacional  siguiendo  los  movimientos  de  LI  y  una  simple  misión  de  traslado  rápidamente se  convierte  en  un  juego  de  persecución  alta  tecnología  con  consecuencias  globales.
ACERCA DE LA PRODUCCIÓN
Ambientada en las volátiles escenas de la inteligencia y política mundial, con MILLA 22: EL ESCAPE el director Peter Berg inaugura una nueva ola de cine de acción moderno, que sigue a un grupo comando de élite que se embarca en una misión de extrema urgencia y peligro para transportar a un agente de inteligencia extranjera desde la embajada estadounidense del Sudeste de Asia a una pista de aterrizaje, a 22 millas de distancia. Este funcionario posee información ultra secreta, que podría evitar ataques terroristas catastróficos, por lo que el equipo emprende una carrera contra el tiempo y enfrenta los desafíos que presenta el territorio enemigo, mientras fuerzas militares, policiales y locales los acechan, decididas a reclamar el activo.

Mientras el equipo de Ground Branch arriesga su vida en el sudeste asiático, un grupo comando conocido como Overwatch, liderado por un hombre conocido como Bishop, interpretado por el dos veces nominado al premio de la Academia, JOHN MALKOVICH, lo ayuda desde miles de millas. Overwatch es un equipo de alta tecnología que, de forma remota, controla las misiones, la piratería y la información interceptada. Brinda comunicación y supervisión en tiempo real de los agentes de Ground Branch involucrados en la operación, se ocupa de la resolución de los problemas y de la navegación para ayudarlos a mantenerse con vida, en movimiento y en misión, mientras la acción se desarrolla y la ciudad se convierte rápidamente en un campo de batalla.

Milla 22: el escape explora la complicada dinámica entre MARK WAHLBERG (de las películas de la franquicia Transformers, Lone Survivor, Deepwater Horizon) y LAUREN COHAN (de las series The Walking Dead, Batman v Superman: Dawn of Justice), como los expertos entre los agentes secretos más preciados y protegidos de la CIA. Han trabajado juntos durante muchos años, por lo que tienen un gran entendimiento el uno del otro, como también la capacidad de mantenerse enfocados en la misión, a pesar de las distracciones externas.

Wahlberg interpreta a James “Jimmy” Silva, el brillante oficial superior y líder de este grupo pequeño, pero letal. Es metódico, decisivo e híper enfocado. Cuando de trabajo se trata, lo único que le importa es la misión. Se pasa la vida resolviendo acertijos, armando piezas, tratando de ver el panorama general; en el trabajo arma rompecabezas de inteligencia altamente sensibles, mientras que su “relajación” en el hogar pasa por resolver acertijos difíciles. Su cerebro es como un tiburón, siempre en movimiento, siempre en funcionamiento y, aparentemente, incapaz de parar; es incapaz de apartarse de su trabajo. Siente una tremenda responsabilidad de proteger a su país y a su equipo, que sabe que él es directo, huraño, impredecible, sarcástico y que está dedicado exclusivamente a los negocios.

Cohan encarna a Alice Kerr, una agente igualmente capaz y lugarteniente de Silva que, a diferencia de él, debe lidiar con las distracciones del mundo exterior, especialmente, al tratarse de una madre divorciada que transita el difícil proceso de la crianza compartida con su agresivo ex marido (interpretado por el director Peter Berg en un breve cameo). Carga con la culpa de tener que mentirle a su familia y no poder estar en los acontecimientos importantes que marcan un hito en la vida de su hija, dejando que la nueva figura de madrastra cumpla el papel de madre mientras Alice protege el mismísimo mundo en el que vive esta familia fracturada. Además de ser una madre dedicada, Alice también es lingüista, una dotada oficial de inteligencia y una igual a Silva. Además de tener un vínculo único con él, ella posee la habilidad, el intelecto y una ira concentrada que la mantienen viva y comprometida.

Los demás integrantes del equipo de élite de Silva incluyen a Samantha “Sam” Snow, interpretada por RONDA ROUSEY (Furious 7, The Expendables 3) y William Douglas III, encarnado por CARLO ALBAN (21 Grams, Whip It). 

En su papel cinematográfico revelación, IKO UWAIS interpreta a Li Noor, un oficial de las Fuerzas Especiales locales y fuente confiable de inteligencia para los estadounidenses, ya que posee la clave para acceder a la información ultra secreta que podría prevenir un ataque terrorista en los Estados Unidos. Noor ofrece información vital a cambio de ser trasladado de forma inmediata a un refugio norteamericano, donde finalmente entregará la información. El equipo de Silva tiene la tarea de transportar a Noor en forma segura, en una misión peligrosa, a un avión militar que espera en una pista de aterrizaje a 22 millas de distancia. Como Noor, Uwais exhibe el entrenamiento especial de su personaje, como así también el estilo de combate intenso y explosivo que atrajo la atención mundial en las películas de The Raid. El personaje se convierte en objetivo y tesoro a la vez, mientras el equipo de Silva emprende una carrera contra el tiempo para transportarlo al punto de extracción para poder, finalmente, desbloquear la información crucial.

Los eventos de la película son en gran medida un reflejo de la nueva realidad política, caótica y volátil, en la que estamos inmersos hoy en día, tanto dentro como fuera del país, repleta de innumerables amenazas diarias a nuestra democracia. La primera opción para evaluar y responder a estas amenazas es la diplomacia. La segunda opción es el ejército. Cuando esas opciones fallan, Overwatch es la tercera opción. 

La inteligencia encubierta informa y lanza una operación Overwatch y, una vez iniciada, los miembros del equipo renuncian y dejan de actuar como ciudadanos de los EE. UU., lo cual significa que ya no están sujetos a las reglas de enfrentamiento establecidas; su misión es todo, y su único objetivo es que el resultado sea un éxito, independientemente de las pérdidas sufridas. Estados Unidos está a salvo gracias a estos soldados de operaciones especiales, que sacrifican sus vidas y relaciones personales en alianza con la misión de protegernos de los ataques. Estos hombres y mujeres anónimos conforman un equipo de Vengadores de la vida real, que dependen del instinto, la valentía y la habilidad de combate en lugar de súper poderes.

Dirigida por PETER BERG, la película marca la cuarta colaboración entre Berg y Wahlberg, una dupla que ha dado buenos resultados en las películas Patriots Day, Deepwater Horizon y la nominada al premio Oscar® Lone Survivor. A partir de una historia de GRAHAM ROLAND y Carpenter, el guión fue escrito por LEA CARPENTER. Completan el equipo creativo de Berg el director de fotografía JACQUES JOUFFRET (Truth or Dare, y la saga The Purge), el diseñador de producción ANDREW MENZIES (Bright, Fury), los editores COLBY PARKER, JR. (Patriots Day, Deepwater Horizon, Ant-Man) y MELISSA LAWSON CHEUNG (Patriots Day, Battleship), la diseñadora de vestuario VIRGINIA JOHNSON (Patriots Day, la próxima The New Mutants) y el compositor JEFF RUSSO (The Night Of, Snowfall). 

La producción ejecutiva estuvo a cargo de STUART M. BESSER (The Commuter, Molly’s Game), JOHN LOGAN PIERSON (Patriots Day) y GRAHAM ROLAND (la próxima película de Amazon Jack Ryan) y la producción, a cargo de PETER BERG para Film 44, MARK WAHLBERG para Closest to the Hole y Stephen Levinson para Leverage Entertainment. Jonathan Gray, Matthew Rhodes, Judd Payne, Randall Emmett, Derek Collison, Sam Slater, Scott Carmen, David Bernon, Donald Tang, Wang Zhongjun, Wang Zhonglei, Felice Bee, Robert Simonds y Adam Fogelson también sirvieron de productores ejecutivos.

MILLA 22: EL ESCAPE es una presentación de STX Films y Huayi Brothers Pictures en asociación con The Hideaway Entertainment.
Milla-22-El-Escape-pelicula
INTRODUCCCIÓN A LA HISTORIA
Si bien la película conforma la cuarta colaboración entre el director Peter Berg y el protagonista Mark Wahlberg, marca la primera vez que se asocian para abordar una narrativa completamente original, que no es ni una secuela ni una adaptación de una obra existente. En lugar de un espectáculo de CGI, nos brindan un thriller de acción moderno, intenso, inteligente y enérgico, que redefine el género del cine de acción moderno.
Es una película de acción, a menudo cruel, que te deja sin aliento, sobre un pequeño grupo de estadounidenses que debe transitar 22 millas a través de una ciudad extranjera mientras lucha para eludir las fuerzas de una potencia extranjera, que lo asedia. En una carrera contra el tiempo y el lugar para completar su misión, debe sobrevivir a las bombas, los tiroteos y el despiadado combate cuerpo a cuerpo, mientras sufre enormes pérdidas y convierte la ciudad en un campo de batalla.
La película comienza en un barrio suburbano de la costa este de Estados Unidos, mientras Silva y su equipo de agentes altamente entrenados –Alice Kerr (LAUREN COHAN), Sam Snow (RONDA ROUSEY) y William “Dougie” Douglas III (CARLO ALBAN) – ejecutan una misión Overwatch: infiltrarse en un refugio ruso para poner fin a su operación, capturar e identificar a sus agentes y aprovechar su información. Cuando la irrupción extraoficial encuentra una complicación inesperada, sus órdenes de misión cambian de “capturar” a “asesinar”, Silva se ve obligado a intervenir y posteriormente asesina a uno de los agentes rusos, un hombre de 20 años cuya muerte conlleva severas repercusiones imprevistas. El equipo completa su misión, habiendo perdido un integrante y escapa sin ser detectado y sin dejar evidencia o rastro de haber estado allí, que es exactamente para lo que están entrenados.
Dos años después de aquella misión, Silva y su equipo están establecidos en el extranjero, en la embajada de Estados Unidos en el país anfitrión y ficticio, políticamente inestable, Indocarr, en el sudeste asiático, donde intentan rastrear el escondite de discos de pólvora radiactiva que desaparecieron y que podrían usarse para confeccionar bombas. Silva se encuentra con los integrantes de su equipo, Sam y Douglas, en un café seguro para obtener un informe sobre el progreso de la búsqueda de los explosivos robados. Cuando descubre que sus pistas no dieron los resultados deseados, Silva se enoja y reenfoca al equipo mientras continúa buscando nuevas pistas e información que los ayude a recuperar los explosivos.
De vuelta en la embajada de Estados Unidos, el grupo de inteligencia recibe instrucciones y es amonestado por no haber encontrado información confiable para recuperar los materiales explosivos que faltan, y mientras se sientan en una sala de conferencias frente a una lista de ataques terroristas escritos en el pizarrón, se les recuerda la importancia del asunto y lo que está en juego, como lo explica el comandante Johnny Porter (TERRY KINNEY): “Si no encuentran el cesio antes de que sea demasiado tarde, serás responsables de la mayor torpeza de inteligencia desde que la escuela de instrucción de vuelo en Florida no entendió la importancia de un terrorista de 19 años que dijo que no necesitaba aprender a aterrizar”.
Li Noor (IKO UWAIS), un agente de las Fuerzas Especiales locales y fuente de inteligencia de confianza para los estadounidenses, llega a la embajada con un regalo: un disco duro cifrado que contiene las ubicaciones del material radioactivo robado, así como los nombres de las personas involucradas en el robo. Noor conoce el valor de esta inteligencia procesable y exige que lo lleven a un avión y que lo transporten a un lugar seguro, donde les proporcionará la clave de acceso para desbloquear el disco y su información.
Mientras Noor es llevado a la enfermería para que lo identifiquen y examinen, el Embajador de los Estados Unidos recibe la visita del Viceministro de Relaciones Exteriores y su asociado de seguridad Axel, quienes le solicitan que le entreguen a Noor. Mientras tanto, agentes encubiertos que se hacen pasar por médicos se infiltran en la embajada y atacan a Noor en un intento de asesinarlo. Se produce una pelea explosiva en la enfermería pero, gracias a su mortal entrenamiento de combate de las Fuerzas Especiales, sobrevive. 

Los estadounidenses aceptan los términos de Noor y le confían al equipo de Silva que supervise la operación de ex filtración. La misión parece sencilla: escoltar a Noor desde la Embajada de los EE. UU. hasta un avión de transporte a 22 millas de distancia. Sin embargo, dado que ha habido un intento de asesinato en la Embajada, que califica como un acto de guerra, y teniendo en cuenta la existencia de fuerzas locales hostiles preparadas para movilizarse para evitar que Noor y su inteligencia salgan de la país, deciden designar esta misión como una operación Overwatch, lo que requiere que todos los miembros del equipo deben renunciar oficialmente al gobierno de los EE. UU. y dejen de actuar como ciudadanos de ese país. Esto les permite desconectarse de la red y convertirse en una fuerza negable; no están sujetos a las reglas de enfrentamiento establecidas. Técnicamente no existen, por lo que Estados Unidos negará cualquier conocimiento de ellos o sus actividades.
En lo referido a los asuntos de estado, la primera opción es la diplomacia. La segunda opción, el ejército. Cuando se demuestra que ambas son inútiles, se activa la tercera opción: Overwatch, una unidad encubierta de misión especial que puede reunirse con poca antelación para resolver problemas individuales fuera de las reglas de enfrentamiento normales de la CIA. Además del equipo de Silva, Overwatch incluye un equipo táctico liderado por el comandante en jefe Bishop (JOHN MALKOVICH) y su equipo de cinco personas, conocido únicamente por nombres similares a los de las piezas de ajedrez: Torre, Rey, Reina, Caballo y Peón. Operando de forma remota desde un centro de comando móvil, este brillante equipo de expertos en vigilancia utiliza drones de varios tamaños y otra tecnología de avanzada para guiar al equipo de Silva a través de la ciudad hasta su punto de extracción.
Cuando el equipo de Silva y su pasajero fugitivo emprenden el recorrido de 22 millas, desde la Embajada de los EE. UU., sufren una serie de ataques en múltiples puntos a lo largo del camino, en los que Axel (SAM MEDINA), el brazo derecho del ministro extranjero local, lidera un grupo de asesinos que intenta impedir furiosamente que la misión se cumpla. A medida que aumenta el número de pérdidas en ambos lados, el equipo de vigilancia de Overwatch los guía a través de la peligrosa misión repleta de obstáculos letales. Sin embargo, Overwatch ignora que no son los únicos que monitorean los eventos que se van desarrollando; un misterioso avión espía ruso de alta tecnología en el espacio aéreo desconocido transporta un equipo de descifradores de códigos y una oficial rusa de alto rango (NATASHA GOUBSKAYA), y está observando y escuchando todos los detalles de la operación.
Desde una concurrida intersección en el centro de la ciudad, Silva y su equipo intentan transportar su “paquete” a través de una persecución a alta velocidad por las concurridas calles de la ciudad mientras intentan evadir al equipo de asesinos motorizados de Axel. Cuando uno de los asesinos reduce a uno de los vehículos de Ground Branch con explosivos, la ciudad se convierte en un campo de batalla, se produce un tiroteo masivo, y Silva y su equipo huyen a pie a una “lugar seguro” en la forma de un concurrido café donde esperan obtener un transporte alternativo. Después de otro ataque, el equipo es guiado a un complejo de apartamentos en expansión, donde se ven envueltos en un juego letal de gato y ratón, mientras luchan por escapar y continuar el viaje.
Con fuertes pérdidas en ambos bandos, incesantes asesinos acechándolos y, tanto Overwatch como un avión espía ruso monitoreando cada uno de sus movimientos, Silva y su equipo de héroes arriesgan todo y continúan en la etapa final de su viaje de 22 millas mientras el temporizador cuenta regresivamente y la acción se desarrolla en un crescendo emocionante e inesperado.
Milla-22-El-Escape-pelicula
ACERCA DE LA PRODUCCIÓN
DE LA PÁGINA A LA PANTALLA: LA HISTORIA TOMA FORMA
Milla 22: el escape es el resultado de años de colaboración entre el director Peter Berg y Lea Carpenter, en su primera labor como la guionista.
Ellos se conocieron en 2013 en la presentación de la novela debut de Carpenter, Eleven Days, un drama familiar centrado en la comunidad de los Navy SEALs de los EE. UU. El lanzamiento del libro tuvo lugar justo cuando Berg se estaba preparando para el estreno de Lone Survivor. Debido a las respectivas investigaciones y viajes, ellos tenían muchas personas en común, lo que los llevó a hablar de trabajar juntos en algún momento. Basándose en su aclamada novela y en otros escritos, Berg había quedado impresionado por la capacidad de Carpenter de entretejer dinámicas familiares y otras percepciones personales sobre historias ambientadas en la comunidad de las Fuerzas Especiales. “Pete me preguntó: ‘¿Sabes cómo escribir un guión cinematográfico?’, Y dije algo como que no, pero puedo resolverlo”, recuerda Carpenter.
Berg primero la abordó con un guión basado en su idea original. “La premisa central de Pete era, ¿qué sucedería si alguien entrara a una embajada o agencia de la CIA con cierta información y la ofreciera a cambio de que lo sacaran del país en circunstancias sumamente peligrosas?”, explica Carpenter. "Pete y yo hablamos mucho al respecto, y a mí esta idea me interesaba muchísimo: ¿cuál es el riesgo que corres cuando necesitas saber algo? ¿De qué modo cambia la gente cuando está bajo la presión de obtener este tipo de inteligencia?” Mientras Berg y Carpenter se involucraban en discusiones adicionales sobre la CIA y la cultura de las Operaciones Especiales, rápidamente Berg pensó que ella sería la persona perfecta para escribir el guión basado en su idea. En un giro inusual, en 2008, Carpenter descubrió que su propio padre, recientemente fallecido, anteriormente había sido miembro de las operaciones especiales de los EE. UU., un descubrimiento que la llevó a leer todo lo que pudo sobre el tema. 
Como guionista novel, Carpenter intensificó su proceso de aprendizaje mediante la lectura de varios guiones que Berg compartió con ella y varias películas que admiraba en el género de thriller / espionaje incluyendo Zero Dark Thirty y una de sus favoritas, Munich, de Steven Spielberg. “Esa fue una película que ejerció una gran influencia en mí en términos de incorporar un poco de acción en una historia más literaria y tratar de incorporar y combinar algo de entretenimiento y emoción”, cuenta.
Durante sus meses de colaboración para diseñar el guión de Milla 22: el escape, Carpenter compartió que trabajar con Berg conformó una de las colaboraciones más emocionantes, dinámicas, desafiantes y creativas de su carrera. “Él me ayudó a tener la confianza para tomar riesgos como escritora, algo que nunca hubiera hecho”, afirma. “Tuvo una paciencia enorme, sus ideas eran increíbles y, de modo creativo, llevó todo a un nuevo nivel. Posee una habilidad sorprendente para abordar siempre el lado humano, que creo que es algo que jamás pensaría inmediatamente de un director de cine de acción. Pero siempre busca el momento humano, siempre busca el núcleo de la escena, siempre piensa que si bien la gente tienen que saber cómo hacer estallar un camión, necesitas saber qué le pasa a nivel emocional”.
Durante sus charlas, comenzaron a hablar sobre Ground Branch, una unidad paramilitar especializada dentro de la División de Actividades Especiales de la CIA. “Ground Branch está compuesta, en gran parte, por ex operadores marinos especiales, ex SEALs de la Marina, ex deltas y oficiales de las fuerzas especiales”, explica Carpenter. “Es una parte de la organización con raíces muy profundas, porque la CIA fue fundada por un grupo de tipos que habían sido algo como tipos paramilitares durante la Segunda Guerra Mundial. Es un grupo que no llama mucho la atención porque cuando pensamos en la CIA, tendemos a pensar en George Smiley, espías y oficiales de casos. Con mucha menos frecuencia pensamos en ex oficiales militares que luego se convierten en oficiales de casos”. Berg comenta, “Conocí a muchos SEALs de la Armada que se han graduado en Ground Branch y he escuchado sobre sus hazañas y operaciones únicas en las que participan. Y pensé que era un material sumamente rico para una película”.
Si bien Milla 22: el escape es una obra de ficción, es práctica habitual que Berg contrate a un grupo de consultores con experiencia en el mundo real -desde Navy SEALs y Army Rangers hasta oficiales de la CIA y expertos en informática- para ayudar al elenco y a los cineastas a crear descripciones precisas de los personajes en términos de acciones y diálogo en cualquier situación que se presente. Como parte de su investigación, Carpenter se reunió con varios de esos consultores, incluidos profesionales de la CIA y especialistas en el área de la tecnología, para aprender más sobre piratería informática, codificación y virus. “Quería aprender cómo hablaban estas personas”, señala. Incluso durante el rodaje, Carpenter habló por teléfono con los consultores tecnológicos para mantenerse al día sobre los últimos desarrollos que podría incorporar en el guión de rodaje. “Me ayudaron a comprender cosas como explotaciones de día cero, secuencias de comandos de temporizador, cómo se pueden incrustar y descifrar códigos, cómo se escriben y cómo están estructurados. Queríamos que se percibiera real”.
A medida que la historia se desarrollaba, Berg sugirió que la distancia desde la embajada al avión de escape sería de 22 millas (unos 35 kilómetros). “Me gustó la idea de que se pareciera un juego”, dice Berg. “Cuatro personas tienen que hacer 22 millas en 38 minutos. Muy simple. Y vamos a arrojarles muchos obstáculos desde el punto de partida al punto de llegada”. La premisa engañosamente simple resultó ser una base sólida sobre la cual construir una historia más compleja, a medida que se desarrolla. “Pensé, bueno, probablemente no será demasiado difícil llegar a destino; sólo tomará unos 25 minutos más o menos”, reflexiona Carpenter. “Pero a Li Noor todos en este ficticio país anfitrión lo quieren muerto y, en diferentes puntos del primer acto descubrimos la razón de ello. Sin embargo, hay mucha gente en el camino. Y debido a la calidad de la información que planea dar y los obstáculos en su camino, Jimmy Silva decide utilizar el ‘arma’ más nueva que tiene la CIA, que en realidad es un arma de inteligencia humana”.
Esa arma de inteligencia humana, explica Carpenter, se conoce con el nombre en código “Overwatch”, un grupo dentro de la CIA, dirigido por el personaje conocido como Bishop. “Lo que hacen es penetrar y vigilar operaciones extremadamente cortas pero de un valor extremadamente elevado”, explica Carpenter, señalando que “a diferencia de Ground Branch, Overwatch es una obra completamente de ficción”.
Peter Berg afirma que aunque Overwatch es ficticio, se basan libremente en la idea de un QRF, una fuerza de reacción rápida, compuesta por oficiales militares, algo que también aprendió cuando hizo Lone Survivor. “Cada vez que hay una operación militar legítima - Navy SEAL, Fuerza de Reconocimiento de los Marines, Fuerza Delta o Boinas Verdes - usualmente hay algo preparado llamado QRF, que está diseñado para poder entrar en acción y ofrecer asistencia en caso de que las tropas involucradas en la operación se metieran en problemas”, explica el director. “En realidad, hay un hermano mayor mirando. Además, pueden usar satélites y drones y están en comunicación muy cercana con los hombres y mujeres en tierra. Entonces, toda la idea de Overwatch fue tomada de eso”.
Del modo en que Berg y Carpenter lo concibieron, uno de los protocolos que se siguen en una operación Overwatch es la idea de que dejarán a alguien atrás. Los miembros del equipo son prescindibles, si es necesario, para completar el objetivo de la misión. “Pete y yo habíamos hablado sobre cuáles son los límites del patriotismo”, recuerda Carpenter. “¿Cómo es posible establecer un protocolo en el que se rompen todo tipo de reglas? Entonces, al desarrollar Overwatch, Pete y yo decidimos que ésta no sería una organización ‘sin pérdidas’. Al incorporarse, se debe renunciar esencialmente a la CIA para ir a una operación Overwatch. Estos tipos saben que probablemente paguen el precio de perder a uno de ellos. Al emprender la misión no saben quién va a morir, pero hacia el final de la película perdemos mucha sangre”.
“Para nuestro equipo de héroes, la misión es lo principal”, explica Peter Berg. “Es un tipo de camaradería diferente para cada uno, algo que hemos visto antes”. Aunque Ground Branch se basa en la realidad, Berg señala que la premisa de que la misión es lo principal toma un poco de licencia creativa de los agentes reales de Ground Branch, algo que el cineasta puede hacer sin las limitaciones el trabajar en una película basada en hechos reales. “Hay cierto tipo de presión que no experimentamos cuando inventamos algo para poder divertirnos un poco más”.
Mark Wahlberg concuerda y agrega, “Pete y yo habíamos hecho otras tres películas, todas basadas en historias reales que giran en torno a eventos trágicos. Básicamente, queríamos hacer algo donde pudiéramos divertirnos, pero nuestra idea de diversión es crear un mundo lleno de violencia, traición, engaño y todas estas cosas que creo que conforman una gran historia. Queríamos hacer una película de acción realmente inteligente basada en los personajes. Pete siempre ha sabido su acción, pero la verdadera historia es la organización y hay grandes giros y vueltas de tuerca en esta película, que fue algo que nos atrajo a los dos”.
Para aumentar aún más el suspenso, Carpenter agregó una línea argumental secundaria durante la operación de extracción de Li Noor; cuando el equipo está en su misión 22 millas, un avión espía ruso sobrevuela en algún lugar del mundo, mirando y escuchando todo lo que está pasando. “La idea detrás del avión espía ruso y parte del concepto de la película es que siempre hay alguien observando, sin importar quién esté mirando”, dice Carpenter. “Entonces, soñamos con esta idea de esta arma alternativa que podría volar en el cielo y proporcionar vigilancia de inteligencia. Y la idea sería que pudieras tener un equipo de personas en este avión que pudiera usar una tecnología de avanzada para localizar a una persona en cualquier parte del mundo al elegir el tipo correcto de señal de inteligencia. Y en el avión hay una observadora femenina que en verdad desconocemos hasta el final de la película”.
Aunque la acción es el enfoque principal, para Berg y Carpenter era importante que la película explorara temas personales y se centrara en el lado humano de los personajes y en las situaciones a las que se enfrentan. Al comienzo de la película, los vemos en acción como un equipo, luego obtenemos una mayor comprensión de ellos como individuos, y también el modo en que funcionan como un equipo bajo el mando de Silva. Según Carpenter, uno de los temas principales que explora la película, tanto literal como figurativamente, es el de madres e hijos. Lo vemos con Alice y su hija, mientras ella lucha por unir sus dos mundos, uno como una madre divorciada que ama desesperadamente a su hija, y el otro, donde ella es una agente brillante y letal, capaz de ejercer una violencia extrema. “A lo largo de la película, el personaje principal, Jimmy Silva, se comunica con el líder de Overwatch, Bishop, mediante las señales de llamada Hijo 1 y Madre”, señala. “Entonces, hemos enhebrado esas palabras a lo largo del guión. Probablemente sean las palabras más repetidas en el guión, hijo y madre. Entonces, si hice bien mi trabajo, hay una historia más profunda relacionada con eso sobre una madre y un niño”.
Otra de las prioridades era que hubiera mujeres representadas en los equipos de operaciones especiales caracterizados en la película. Como señala Carpenter, ya hay mujeres en los Navy Seals y mujeres escritoras y directoras como Kathryn Bigelow y Patty Jenkins que están haciendo grandes películas de acción, un género que tradicionalmente no era dominado por mujeres. “Pensé que si ponía a unas pocas mujeres en estos papeles, literalmente, muy musculosos, podría marcar la diferencia”, observa Carpenter. “Son las mujeres quienes controlan todo lo que sucede en la película. Por un lado, está Alice, que mantiene a Jimmy Silva a raya. Sam, el personaje de Ronda Rousey, M.I.T., y la misteriosa Vera, que tiene mucho bajo su responsabilidad. Ninguna de ellas es tímida”. De hecho, aquí no hay mujeres cobardes, no hay damiselas esperando que las rescaten. Carpenter y Berg han creado personajes femeninos que además de facultados, son poderosos: en el intelecto, en la capacidad física, en la fuerza. Son iguales a los hombres de su equipo y se las considera de ese modo; no se quedan impotentes al margen, participan en la lucha, con armas, haciendo su trabajo con eficacia letal.

EL DIRECTOR PETER BERG CREA UN CINE DE COMBATE MODERNO
Después de haber hecho tres películas seguidas basadas en hechos reales (Lone Survivor, Deepwater Horizon y Patriots Day) el director Peter Berg quería divertirse un poco y hacer una película de acción. “Ese era el espíritu con el que todo comenzó”, cuenta Berg.
En las primeras etapas de la evolución de Milla 22: el escape, el director Peter Berg estaba motivado inicialmente por su reacción a las películas de The Raid, de Gareth Evans, ambas protagonizadas por Iko Uwais. “Recuerdo haber escuchado sobre ellas”, recuerda Berg. “Generalmente, no consumo películas de peleas, pero eran muy comentadas, la dirección de Gareth estaba siendo muy aclamada en los festivales y la gente hablaba de este joven como el ‘próximo Bruce Lee’. Entonces fui a ver la primera The Raid y me quedé hipnotizado por Iko y el alma de la película, la textura, la emoción y su brutalidad física. Se comía la película. Uno puede ver a cien tipos luchando, pero uno de ellos sacude tu alma. Definitivamente, Iko tenía ese don”. Berg inmediatamente pensó que quería trabajar con la talentosa estrella de acción indonesia, pero en ese momento no sabía en qué, cuándo ni dónde.
Estilísticamente, en Milla 22: el escape, Berg se centró en la creación de una película que considera parte de una nueva ola de cine de combate, una representación de lucha y acción brutalmente realista que no depende de los efectos tecnológicos. “Nunca fui una persona muy tecnológica”, admite Berg. “Las películas por las que suelo inclinarme son menos tecnológicas, más reales. Entonces, en cuanto a las acrobacias, las peleas y la acción, las abordo desde el punto de vista de cómo podemos hacerla lo más real posible y limitar la cantidad de pantallas verdes gigantes que tenemos en el set, que es algo que no me entusiasma para nada”. 
Sobre sus cuatro colaboraciones con Wahlberg, Berg, que no tiene hermanos, considera la amistad entre ellos como una hermandad. “Nos llevamos tremendamente bien”, dice. “Mi familia se lleva bien con la suya. Mis amigos se llevan bien con sus amigos. Sinceramente, lo pasamos muy bien”. El director también cita la famosa ética de trabajo de Wahlberg como inspiración. “Probablemente, la ética laboral de Mark sea mejor que la mía, ¡y creo que la mía es bastante intensa! Es sumamente trabajador. Confío en que siempre puedo contar con él, y creo que el sentimiento es mutuo”.
Berg cita a la leyenda del cine independiente John Cassavetes por haber sido la fuente de inspiración de su método de improvisación. “Con Cassavetes nunca se sabía lo que iba a suceder”, dice Berg. “Había un guión y había una trama e historia, y los personajes tenían relaciones identificables, pero dentro de esos parámetros los actores podían hacer o decir lo que quisieran. Y siempre me gustó eso. Me parecía algo mágico y real. Uno siempre tenía que estar atento. Por lo tanto, siempre trato de alentar a los actores a improvisar proporcionándoles un entorno seguro donde tanto ellos como el resto del equipo puedan sentir que pueden jugar”.
Berg comparte que una cosa de la que se enorgullece con Milla 22: el escape es que la película ofrecerá exactamente lo que la gente espera. “Somos lo que decimos que somos”, afirma. “Son 95 minutos súper intensos de negocios despiadados, donde nadie bromea. Si quieres 95 minutos de negocios reales e intensos, eso es lo que tenemos para Usted. Si quieres ver una película de acción verdadera que sepa exactamente lo que quiere ser, ésta lo es”.

ARMANDO EL EQUIPO: EL REPARTO DE LA PELÍCULA
MARK WAHLBERG 
El dos veces nominado al premio de la Academia® Mark Wahlberg se reúne con Peter Berg para su cuarta colaboración, después de Lone Survivor, Deepwater Horizon y Patriots Day. Milla 22: el escape marca su primera labor en conjunto para una película que no se basa en hechos reales; en su lugar, se han unido nuevamente para crear lo que podría convertirse en una nueva franquicia de suspenso. Wahlberg interpreta a James ‘Jimmy’ Silva, el oficial superior de un equipo oficiales de élite de  la División de Actividades Especiales de la CIA, conocido como Ground Branch, expertos que se especializan en todo tipo de guerra, tanto convencional como no convencional.
“Jimmy Silva es, principalmente, un intelectual”, explica Wahlberg. “En aquél entonces, sentí que ya habíamos visto al tipo de hombre antihéroe meditabundo de pocas palabras, así que esta vez escuchemos a un tipo sumamente testarudo que le gusta conversar. Es el tipo de persona que cuando su equipo obtiene luz verde decide quién vive, quién muere y qué ocurre en el medio. Es un personaje muy chévere e interesante a quien no le importa si está bien o mal o quién comenzó. Simplemente hace su trabajo, y eso es todo”.
“Cuando comenzamos a trabajar en el proyecto, me resultaba interesante que siempre tomaba como referencia a Tommy Lee Jones en The Fugitive, un tipo sin remordimientos, a quien no le importaba lo correcto o incorrecto; tiene una tarea que hacer y la va a hacer. Nada ni nadie va a impedir que la haga”, explica Wahlberg. “Sin embargo, Jimmy disfruta mucho más y, obviamente, es mucho más elocuente en el hecho de que, una vez que se pone en marcha, una vez que tiene luz verde, es lo principal para él, y creo que, en cierto modo, le gusta jugar a ser Dios, cosa que obviamente es muy peligroso, ya sabes, el poder, obviamente, puede ser adictivo y algo contraproducente. Pero creo que a las personas les encantará este personaje porque entienden que cuando estás envuelto en este tipo de situaciones, las reglas que normalmente se aplican no lo hacen. Se trata de supervivencia y panorama general. Lo que sea que tengamos que hacer para proteger nuestra patria y nuestro país y nuestra gente. Entonces, cuando lidias con gente mala, las reglas cambian”. 
Cuando se le preguntó qué impulsa a Jimmy Silva, Wahlberg tiene un ojo en esa motivación: “Su educación, su juventud, su adolescencia y, luego, su compromiso con el trabajo. No tiene familia, no tiene vínculos con nadie. Sólo está comprometido con su trabajo”, afirma el actor. “Es un tipo de situación en el que no importa quién o quiénes mueren. La misión es lo primero, lo último y lo del medio. Por lo tanto, para este trabajo se requiere gente con un tipo de habilidad muy singular”.
Silva es un líder de equipo duro, exigente, con grandes expectativas y una tolerancia extremadamente baja para las tonterías. Está híper enfocado en la misión en todo momento; no se permite distracciones. Sin embargo, es un verdadero líder, y cuando la fuente de Alice entrega información que parece falsa, Silva se rehúsa a arrojarla debajo del autobús, alegando que la responsabilidad recae sobre él. “Sí, ya sabes, a Silva realmente no le gusta conectarse con nadie, pero tiene debilidad por Alice”, confirma Wahlberg.
Uno de los hábitos de Silva es jugar con una bandita elástica, golpeándose la muñeca. Tal vez sea su manera de mantenerse concentrado. Tal vez sea un recordatorio constante del dolor que ha soportado. En una escena en particular, Silva confronta a Alice (Lauren Cohan) con la información falsa que le proporciona su fuente mientras su compañero, Sam (Ronda Rousey) observa mientras Silva lanza su diatriba. Después de que Silva se va, Sam exclama, ‘Oye todo, pero no escucha’. Alice responde, ‘Escucha lo que le conviene: inteligencia procesable. Y dolor’. Ella entiende a Jimmy como nadie, probablemente porque son más similares de lo que ninguno de los dos admitiría.
“Son personas muy reales: Pete y Lea tuvieron mucha exposición a estos personajes y lo que querían comunicar más que nada era que, a pesar de todo, eran personas”, agrega Wahlberg. “Hacen un trabajo muy específico que podría hacerlos parecer un poco menos humanos, un poco más robóticos, pero gente al fin”. Muchos de ellos sí tienen familia, pero en este caso, pensamos que sería interesante que Jimmy no tuviera familia, que no tuviera vínculos con nadie, por lo tanto, sería capaz de hacer cualquier cosa. Entonces, hay un tipo de área gris en el que nos preguntamos ¿es un chico bueno o malo?”
En su investigación y experiencia con los militares durante la realización de Lone Survivor, Peter Berg conoció a varias personas reales de Ground Branch y de la CIA. “Una de las cosas que encuentro interesante es que estas personas viven en una mentalidad muy compleja las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana”, comparte. “Lidian con situaciones inimaginables, violentas y cuestiones complicadas que se asemejan al Cubo Mágico, que giran en su mente con grandes consecuencias. Entonces, pensé que la presión y el estrés en alguien como este personaje serían bastante significativos y podrían crear un tipo de personaje maníaco, casi bipolar. Eso fue algo de lo que hablamos con Mark [Wahlberg]. Y así, nos sentamos y empezamos a construir este personaje con la idea de que este es un hombre que no tiene el lujo de hablar en voz baja, no tiene el lujo del pensamiento gris; para él todo es negro o blanco, va directo al grano. Y está algo atormentado por la naturaleza del trabajo al que se enfrenta a diario”.
En cuanto a la esencia muy oportuna de la película y lo que quiere que el público se lleve Wahlberg exclama, “Muchas cosas locas están pasando en el mundo y no solo aquí, sino en todo el mundo. Pasa en países donde jamás pensaron que pasaría, en Europa, en lugares como ese. Pero en última instancia, nosotros estamos tratando de entretener a la gente. Queremos que la gente se siente, se ancle y haga este recorrido. Y con toda la acción y los giros que tiene, creo que a la gente, en verdad, le va a encantar”.

LAUREN COHAN 
Lauren Cohan, conocida por interpretar a Maggie Greene en la exitosa serie de AMC The Walking Dead y por sus papeles en The Vampire Diaries y Batman v. Superman: Dawn of Justice, interpreta a la oficial Alice Kerr, del equipo Ground Branch de la CIA,  miembro clave del equipo de operaciones especiales de Silva y alguien con quien comparte un vínculo personal único.
Alice es una madre divorciada de una hija de ocho años, India, que vive en los Estados Unidos con su agresivo ex marido, Lucas (interpretado por el director de Milla 22: el escape, Peter Berg en un breve cameo). A menudo se esfuerza por mantenerse enfocada en la misión, distraída por las dificultades de la paternidad compartida y la culpa de ser una madre ausente. “Alice es muy dedicada y capaz de hacer su trabajo, pero no está segura de si quiere continuar haciéndolo”, observa Cohan. “En realidad, los vínculos desgastados que está experimentando con su hija y su vida hogareña lo dejan al descubierto. Pero en última instancia, todos estos personajes tienen que mantenerse enfocados, incluso con todas las dificultades que se presentan en su camino”. Cohan señala que la historia de su personaje ilustra uno de los temas centrales de la película, la maternidad, que se refleja de diversas maneras en todo momento. “El hecho de ser cuidado, vigilado”, señala. “Existe una yuxtaposición entre ser agresivo y ser desgarrador”.
Cohan se sintió atraída por la oportunidad de retratar a un personaje que combina un tremendo intelecto con una tenacidad mental y emocional y habilidades físicas descabelladas. “Habla una gran cantidad de idiomas, es capaz de involucrarse en diferentes situaciones y salir de diferentes situaciones, por lo que me resultaba una persona sumamente atractiva para abordar, emocionalmente”, reflexiona la actriz.
Otro gran atractivo era la falta deliberada y singular de discriminación de género en la película. “No hay nada que los hombres sean capaces de hacer que la mujer no lo sea. Eso es algo que todos conocemos y apreciamos, pero en verdad logramos demostrarlo en la película”, entusiasma Cohan. “El hecho de que todo el mundo tenga inteligencia emocional, motivación y aptitudes físicas hace que el equipo sea realmente bueno y, al mismo tiempo, el equilibrio de todas esas habilidades es igual entre los hombres y las mujeres”.
Cohan ya estaba sumamente preparada físicamente gracias a su exigente papel en The Walking Dead, por lo que estaba a la altura del entrenamiento para convertirse en una comando paramilitar letal, tremendamente peligrosa tanto en la lucha cuerpo a cuerpo como con un arma automática. “Alice cuenta con todas esas habilidades que fue un verdadero placer aprender. Creo que mi mayor desafío con esta película fue llevar la emoción a la pelea. Soy una actriz muy emocional y tengo la estructura, el entrenamiento y el estilo de pelea bien marcados, pero consiente de que al final todo se reduce a lo que necesito y lo que tengo que hacer. Entonces, cuando pienso en la coreografía, el objetivo no es albergar la pelea, sino liberar al luchador”.
Una de las dinámicas más atrapantes de la película es la relación entre Alice y Silva, que surgió de las experiencias que Peter Berg presenció en el tiempo que pasó con los agentes de la ley, el ejército y los miembros de las agencias de inteligencia a lo largo de los años. Siempre le sorprendió la camaradería que había entre los colegas, que es algo que quería explorar entre Alice y Silva. “Hay hombres y mujeres que trabajan en grupos muy cerrados, que viven juntos y se pelean entre sí, que comparten experiencias emocionales muy intensas”, dice Berg. “Pero no se trata de relaciones románticas, sino de relaciones laborales. A veces, las relaciones laborales son muy intensas. Y, en el caso de Alice y Silva, la intención era que mantuvieran una relación laboral típica a partir de lo que he observado en la vida real”.
El personaje de Cohan llega a ver un lado de Silva que la mayoría de los demás no lo ve, gracias al vínculo emocional único que comparten. “Él es un mentor, un hermano mayor, un jefe, un déspota, como quieras llamarlo”, explica Cohan. “Él la mantiene alerta. Ellos saben en verdad cómo hacer que el otro vea la realidad y sean honestos consigo mismos. Para mí, la complejidad más convincente de su relación es que, a pesar de estar tan concentrados y casi obstinados en las tareas que deben llevar a cabo, también son los únicos que pueden romper ese tipo de hechizo. Silva quedará atrapado en una idea y aparentemente se perderá, y Alice es la única que puede regresarlo a la realidad de muchas maneras. Desde luego, hay un método para su locura, pero ella es capaz de reconocer cuándo va demasiado lejos”.
Reflexionando sobre la relación de Alice con Silva, la guionista Lea Carpenter señala, “En cierto modo, Alice es la protegida de Silva. Pero ella también es su monje. Es quien lo estabiliza. Casi todos en la película tienen una práctica de meditación. Y la práctica de meditación de Silva, o una de ellas, es Alice. Ella lo toca para estabilizarlo. Lo mira para estabilizarlo”. Peter Berg agrega, “Alice es la única persona que a veces puede controlarlo y trata de desviarlo de meterse en un agujero oscuro. Afortunadamente, todos tenemos a alguien en nuestra vida que nos escucha. A veces, con sólo ver la cara de esa persona o escuchar una palabra de esa persona puede devolverte a un lugar un poco más saludable. Creo que ella es eso para él”.
Cohan agrega que aunque Milla 22: el escape es una historia ficticia, sus personajes se basan en agentes reales que salen y trabajan de ese modo. “Tuvimos la suerte de aprender sobre ellos y representarlos en una película de acción realmente divertida y emocionante”.

IKO UWAIS
Milla 22: el escape marca el debut cinematográfico norteamericano de la estrella de acción y genio de las artes marciales indonesio Iko Uwais, conocido por sus papeles principales en la aclamada saga The Raid: Redemption y The Raid 2. Uwais interpreta a Li Noor, un oficial de las Fuerzas Especiales locales del país ficticio de Indocarr, en el sudeste asiático, que se ha convertido en una fuente de confianza para la CIA. Cuando Noor llega a la Embajada de los EE. UU. y ofrece información ultra secreta sobre los materiales radioactivos robados a cambio de ser transportado fuera del país, inicia una carrera contrarreloj para alcanzar el clímax explosivo de la película. 
Para garantizar que su solicitud se tome en serio, ha colocado la información en un disco duro encriptado, que se autodestruirá en dos horas, y sólo dará la contraseña para desbloquearlo cuando haya sido depositado de manera segura en el avión que lo extraerá del país.
Después de que se confirma la identidad de Noor, y de que él mismo frustre un intento de asesinato dentro de la embajada por agentes del país hostil, se determina que se trata de una operación de Overwatch. La misión: transportar a Li Noor al avión de escape y obtener la clave de descifrado. Sin embargo, la ruta desde la embajada hasta el avión de espera estará repleta de asesinos, policías y pandillas callejeras que intentarán detenerlos por cualquier medio necesario, lo que resultará en unas agotadoras y peligrosas 22 millas de violencia, caos y matanza.
“Li Noor es un personaje que ha perdido la confianza en su propio gobierno y que acude a la CIA con información ultra secreta”, cuenta la guionista Lea Carpenter. “Debido a su trabajo en las Fuerzas Especiales tiene un caché de información increíble. Pero lo ha bloqueado de tal manera que no se puede desbloquear a menos que obtenga lo que quiere, salir del país”.
Según el director de Milla 22: el escape, Peter Berg, “Iko es una gran razón para querer hacer esta película; probablemente sea lo que la motivó. Un cineasta muy talentoso llamado Gareth Evans hizo dos películas: The Raid y The Raid 2, e Iko fue la estrella de ambas. Estas películas de bajo presupuesto fueron rodadas en Yakarta, Indonesia, y recuerdo haber oído hablar de ellas. En general, no veo películas de lucha, pero esta película estaba comenzando a llamar la atención, y la dirección de Gareth era muy aclamada en los festivales de cine. Se hablaba del “próximo Bruce Lee” que surgía de Indonesia: Iko Uwais”.
“Vi la película y me fascinó el alma, la textura, la emoción y la brutalidad física de él. Tenía mucho potencial. Puedes ver a cientos de tipos pelear, pero en cierto modo, uno de ellos te llega al alma e Iko definitivamente tiene esa cualidad”, entusiasma Berg. “Así comenzó todo. En ese momento pensé, ‘Quiero trabajar con ese tipo. No sé cómo, ni en qué, ni cuándo ni dónde, pero Iko es especial’”. Poco después, Berg comenzó a formular planes para una película de acción para llevar a Uwais a una audiencia mundial. Esa película se convirtió en Milla 22: el escape.
Al igual que con su trabajo en las películas de The Raid, también confió a Uwais la creación de sus coreografías de lucha para la película, que presenta Silat, una forma tradicional de artes marciales de Indonesia transmitida a Iko a través de sus antepasados. Uwais muestra sus técnicas de lucha Silat en varias escenas, que comienza con una explosiva secuencia de lucha en la enfermería de la Embajada de los Estados Unidos. Durante el viaje de 22 millas, incluso esposado, Li Noor se une al equipo de Silva en varias batallas para luchar contra los asesinos que lo persiguen, incluida la emboscada en motocicleta en la ciudad y el penúltimo enfrentamiento en el complejo de apartamentos.
Berg y Uwais compartían la ideología de que la acción de la película pareciera realista. “Nada parece falso”, dice Uwais. “Cada escena de lucha, cada escena de acción debe ser realista y creíble. No se trata sólo de los efectos”. Uwais dice que su colaboración durante el rodaje no podría haber sido más intensa. “Era como parte de una familia, no como un jefe. Nuestra relación era muy cercana. No había egos. Fue un honor para mí trabajar con él. Lo pasamos de lo mejor”.
Wahlberg dice que lo pasó de maravillas trabajando con la estrella de acción indonesia. “Es espectacular”, se entusiasma Wahlberg. “Además es un encanto de hombre”. Muy divertido, muy dulce, pero jodido. Nos reímos mucho. También me encantó juntarme con su equipo. Él me enseñaba indonesio y yo le enseñaba mucha jerga en inglés”. A Wahlberg le impresionaba la capacidad de Iko para aprender el idioma y sentirse cómodo en un ambiente impregnado de mucha improvisación. “Me gusta tomar a alguien por sorpresa y, obviamente, improvisamos en el contexto de la escena, y él hizo un trabajo excepcional”.
“En realidad, para mí este es sólo el comienzo”, dice Uwais sobre su primer papel protagónico en una película estadounidense. “Conforma una colaboración perfecta de artes marciales y la acción de Hollywood”. Uwais espera que arroje luz sobre el estilo de lucha indonesio que emplea, intercalado en una gran película de Hollywood. “Cuando la gente deje el cine, ¡espero que sienta que es la película de acción más genial que jamás hayan visto!”

RONDA ROUSEY 
Ronda Rousey es ampliamente conocida por ser la antigua luchadora campeona de peso gallo de las mujeres del UFC. Más recientemente, ha mostrado su destreza física, tanto en el ring para WWE, como en pantalla en Furious 7 y The Expendables 3. En Milla 22: el escape, desafía las expectativas y flexiona sus músculos de actuación en el papel de la oficial de Ground Branch Samantha ‘Sam’ Snow, miembro del equipo de élite de Jimmy Silva.
“Pusieron el guión en mi regazo y para mí era un rol totalmente nuevo y diferente, y me encantó”, se entusiasma Rousey. “Mi papel no dependía tanto en lo corporal y pelear; era algo completamente opuesto. Pete dijo, ‘No quiero que participes en NINGUNA pelea. No quiero que hagas nada estilo Ronda’. En realidad [él] quería darme la oportunidad de no recurrir a la parte física. De hecho, me encanta el hecho de que mi personaje sea genial con las armas y que no se involucre demasiado en la lucha cuerpo a cuerpo, así que fue algo muy diferente para mí”.
Aunque no llegamos a ver las habilidades de lucha cuerpo a cuerpo por las que Rousey es conocida, como Sam Snow puede mostrar algo de habilidad corporal, desde vencer a un agente ruso masculino por sus pies y tirarlo al suelo como un muñeco de trapo, a demostrar la puntería de su personaje con un rifle. Aun así, es una Ronda Rousey que aún no hemos experimentado. “Ella le aporta una vulnerabilidad que uno no espera de ese personaje”, explica Berg. “Estoy muy orgulloso de ella como ser humano en términos de la adversidad que ha superado y de lo que atravesó en UFC. Pasar de ser dominante, haber sufrido pérdidas consecutivas sería suficiente para enviar a la mayoría de las personas al Polo Norte para siempre. Pero el hecho de que se levantó, se casó, tiene una nueva vida y se ha reinventado a sí misma me tiene sumamente impresionado”.
Sam Snow es más que una simple agente de un equipo táctico. “Es extremadamente inteligente y talentosa en combate; ha recibido entrenamiento extensivo en armas tácticas. No se pone nerviosa ni nada de eso. En situaciones de mucha presión se mantiene muy relajada. Mantiene siempre la cabeza fría frente a situaciones extravagantes que se presentan a su alrededor”, dice Rousey. “Sam no confía en nadie, pero es extremadamente leal con sus amigos. Sus amigos lo son todo para ella. A pesar de que tiene murallas, tiene un gran corazón”. Sin embargo, Sam Snow es parte de un grupo altamente calificado que hará cualquier cosa para llevar a cabo su misión. “Hacen lo que sea necesario, incluso trabajo sucio”, explica Rousey. “Hasta dejarían atrás a su propia gente. La misión viene antes que todo”.
Durante las semanas previas al rodaje, Rousey se unió a los otros actores principales en una instalación especial de entrenamiento de armas en Atlanta, donde entrenaron con ex SEALs de la Armada y Army Rangers para aprender habilidades especializadas, como limpiar adecuadamente una habitación o pasillo y cómo resolver problemas en el momento, bajo una tremenda presión. “Era mucho más de lo que jamás imaginé”, admite Rousey. “Hice mi mejor esfuerzo para no parecer una tonta y representar a las personas a las que estoy interpretando de una manera de la que estarían orgullosas, ya que dedican muchos años de trabajo y tiempo a su oficio”.
Rousey dice que la película le proporcionó el desafío que necesitaba en su vida para evitar que se estancara. “Me encanta el proceso de dominar una nueva habilidad desde cero; es lo más estimulante para mí. Debido al hecho de que he estado aquí todos los días, he aprendido muchas cosas nuevas y me han llevado fuera de mi zona de confort, con Pete, Mark, Carlo y Lauren que me guiaban a través de todo esto y eran sumamente pacientes”, dice Rousey.
En cuanto a lo que ella quiere que la audiencia experimente con Milla 22: el escape, Rousey lo expresa de manera simple: “Sólo quiero que la gente diga que se divirtió”. Quiero que ésta sea el tipo de película que te haga sentir llena de energía y agotada a la vez”.

JOHN MALKOVICH 
El nominado a dos premios de la Academia® John Malkovich vuelve a juntarse con su director de Deepwater Horizon Peter Berg y la coestrella Mark Wahlberg para Milla 22: el escape, en el papel de Bishop, el oficial superior de Overwatch. Junto con su equipo de expertos tecnológicos (conocidos por los nombres de las piezas de ajedrez: Rey, Reina, Caballo, Torre y Alfil), Bishop supervisa y está en constante comunicación con el equipo Ground Branch de Silva, dirigiéndolos y proporcionándoles información en tiempo real para guiarlos a través de su misión.
Mientras que el equipo táctico de Silva utiliza armamento de combate pesado, Bishop ejerce un arma diferente pero igualmente poderosa y efectiva: tecnología de punta, la que le permite hacer su trabajo con calma. “Simplemente analizan y dirigen todos los elementos de la operación, desde la ruta o navegando por una ruta alternativa. Si tienen que luchar, nosotros dirigimos la lucha”, explica Malkovich. “Tenemos un control de pulso electromagnético (PEM), que puede apagar la red eléctrica de todo el país, deshabilitando los medios, la aplicación de la ley, etcétera. También tenemos dos drones”. Esas contramedidas de alta tecnología resultan muy efectivas para monitorear y ayudar al equipo de Ground Branch mientras intentan navegar el traicionero camino de 22 millas.
Bishop es una figura enigmática, incluso para sus colegas; es reservado y educado, pero usa toda la inteligencia bajo su mando para tomar decisiones rápidas de vida o muerte. “Bishop tiene muchísima experiencia y es, en general, bastante tranquilo”, dice Malkovich. “Previamente, ha trabajado junto con el personaje de Mark y su equipo en misiones anteriores, pero la película no entra en esos detalles. Obviamente, ellos se conocen; Bishop se refiere a Silva como ‘Mi viejo amigo’. Eso es todo lo que sabemos”.
Cuando estaba creando los personajes de Silva y Bishop, la guionista Lea Carpenter se basó en sus propias experiencias y relaciones con miembros de la comunidad de Operaciones Especiales. Por ejemplo, sabía que ambos serían estudiantes de historia archi inteligentes. “Creo que esta idea del poeta guerrero está muy viva”, dice ella. “Mis amigos en Operaciones Especiales son increíblemente buenos lectores, considerados, estudiantes de historia, literatura y filosofía”, dice Carpenter, citando al novelista, naturalista, escritor del desierto y agente de la CIA Peter Matthiessen como uno de sus modelos para Bishop. “Era un monje Zen, pero también era escritor. Pensé que Bishop podría ser un estudiante de historia que ha dedicado toda su vida a matar gente”.
En cuanto a Bishop y Overwatch, Malkovich es muy claro. “Estas personas son contratadas, no para el gobierno de EE. UU. como tampoco como empleados de ninguna de nuestras agencias de inteligencia o por los militares, para llevar a cabo ciertas actividades. A los fines de la misión, no tienen ninguna lealtad a ningún estado, país, bandera o regla alguna. Son fantasmas, no dejan historia ni trazabilidad ni a los actores ni a los actos que tienen lugar durante las operaciones”.
A diferencia de sus co-estrellas, Malkovich no asistió a entrenamiento táctico y de armas para prepararse para su papel, sino que confió en la investigación para  conectarse con Bishop. “Leí muchísimo, incluso The Looming Tower y The Ghost War. Además, contamos con consultores técnicos expertos que pueden explicar las cosas en detalle. La mejor investigación que hice fue visitar el museo KGB, que fueron un par de horas brillantes. Los rusos piensan mucho más a largo plazo que nosotros. Tienen un proceso muy específico que atraviesan para entrar en la cabeza de las personas, lo que lleva generaciones”.
Después de tener una gran experiencia en Deepwater Horizon, Malkovich estaba entusiasmado por la que sería la segunda colaboración con el director Peter Berg y Mark Wahlberg, por quienes tiene un gran respeto. “Creo que es el primer actor que he visto presentarse a una lectura conociendo todo el guión. Creo que ni siquiera trajo un guión, por lo que da una idea de su nivel de preparación”, dice entusiasmado Malkovich.
El actor entrenado en Steppenwolf Theatre Company también elogió enormemente a su director. “El estilo de Peter es como una demolición controlada. Está interesado en la poesía de lo real. Está súper presente. Toma lo que haces y lo mueve para aquí, y luego toma eso y lo pone por aquí, todo de maneras muy inesperadas”, dice Malkovich. “Es súper colaborador y un excelente director. Hace muchos cambios, cosa que te mantiene muy vivo, muy despierto. Te hace estar metido en la historia, en el momento”. 

EMILY SKEGGS 
Aunque su papel como prodigio de codificación (conocido como M.I.T.) fue escrito originalmente para un hombre, se tomó la decisión de cambiar el género del personaje, un desafío que intrigaba a Skeggs. “Creo que hay un estereotipo, una idea de lo que creemos que es un codificador, y ese estereotipo es totalmente incorrecto”, dice. “Me emocionaba la idea de asumir el papel desde una perspectiva femenina, poner el género en juego y romper ese estereotipo abierto”.
“Peter Berg es un director increíblemente dinámico. Trabaja muy rápido, pero de una manera que pone tu cabeza en blanco; no tienes tiempo para pensar en cosas egocéntricas. Trabajas rápido y trabajas sucio. Conoce ciertos trucos para hacer que algo se sienta natural”.

CARLO ALBAN
En Milla 22: el escape, Alban interpreta al oficial de Ground Branch de la CIA William Douglas III, conocido por los miembros de su equipo como Douglas, y, a veces, Dougie. “Es un antiguo agente especial de la Marina y se lo considera como una versión más joven de Silva”, señala el actor. “Su principal característica es la lealtad hacia su equipo, al que siente como su familia”.
Para Alban, quien dice que creció viendo las películas de Mark Wahlberg, tener la oportunidad de trabajar con él fue un sueño hecho realidad. “Trabajar con Mark es increíble. Nunca pensé que haría algo así”, dice. “Para ser sincero, es como un sueño hecho realidad”.
Alban dice que trabajar con el director Peter Berg a menudo se sentía como actuar en un teatro. “Pete es diferente a cualquier director con el que haya trabajado alguna vez. Cuando Pete entra, ensaya la escena, pero todo es muy relajado. No se apega a ninguno de los diálogos. La película y las escenas tienen una estructura, pero dentro de eso, hay mucho espacio para jugar”, explica.  

SAM MEDINA 
Cuando la audiencia ve por primera vez al actor y acróbata Sam Medina como el personaje de Axel, la mano derecha del viceministro de Relaciones Exteriores de Indocarr, parece ser un diplomático normal, con un tono uniforme y cordial. Sin embargo, pronto nos damos cuenta de que se trata de una fachada, ya que él verbalmente frena a Silva en la oficina del embajador, antes de revelarse como el principal adversario de Silva y su equipo.
Medina es mejor conocido por sus papeles en películas de acción, incluyendo Olympus Has Fallen y la saga Kickboxer, por lo que en Milla 22: el escape se sintió como en casa. “La primera vez que hablé con Pete, me dijo: ‘Mira, no es un tipo malo. Está allí para hacer un trabajo. El gobierno lo envía y le encomienda una tarea que debe hacer a toda costa”, dice el actor de su personaje. Para la película, el director Peter Berg quería que el físico imponente de Medina pareciera menos amenazante. “Dijo, ‘Mira, ya te ves rudo. Voy a atenuarte”, recuerda Medina. “Quería que usara una chomba y que luciera un poco menos rudo y más nerd, un tipo ejecutivo. Esa era la visión de Pete y creo que funcionó a la perfección”.
A pesar de que ha estado actuando durante la última década, Medina cuenta su experiencia de trabajar en Milla 22: el escape como un destacado de su carrera. “Es la dirección más intensa con la que he trabajado, y he tenido la suerte de trabajar con algunos directores legendarios”, comparte Medina sobre el estilo de Peter Berg. “Es un director de actores. Podría afirmar que trabajar con él es el sueño de un actor”.
Medina señala que la relación entre Axel y Silva está parcialmente inspirada en la rivalidad entre Robert De Niro y Al Pacino en Heat, que es evidente en una de las escenas más tensas de la película: un encuentro entre Axel y Silva en un breve alto del fuego. “Pete dijo: ‘Estamos escribiendo esta escena con usted y Mark Wahlberg, donde ustedes se juntan. Ustedes solo van a hablar sobre lo que va a suceder. Y, ya saben, ustedes se van y hacen que vuelva el boom. Es muy casual, muy comercial’”, recuerda Medina. “Mark es un actor extraordinario, por lo que ser capaz de interpretar a su némesis es realmente lo mejor que me ha pasado”.

ACERCA DE LA PRODUCCIÓN
LA AUTENTICIDAD EN ACCIÓN: EL ENTRENAMIENTO TÁCTICO
Para asegurarse de que los actores pudieran interpretar a miembros del equipo de operaciones especiales de modo convincente, trabajaron con asesores tecnológicos militares durante varias semanas antes del rodaje. Era importante que los actores aprendieran primero los procedimientos básicos, pero que también entendieran por qué los realizaban, para poder garantizar su seguridad en el set.
“La diferencia entre entrenar a un actor y entrenar a un soldado o un operador es que estoy entrenando personas en el ejército para luchar y cumplir misiones en situaciones de vida o muerte. En este caso, entreno a los actores y especialistas para que se vean bien frente a la cámara”, explica Jariko Denman, uno de los asesores tecnológicos militares de Milla 22: el escape. “Usamos situaciones genéricas para enseñar principios básicos: cómo entrar y despejar una habitación, lo básico para desplazarse por un pasillo largo, eliminar una amenaza de diferentes posiciones de disparo y eliminar una amenaza en el techo. Se les da las herramientas para que piensen en una determinada situación, en lugar de tener que memorizar mil cosas diferentes que tendrán que usar constantemente”.
Como siempre, la seguridad es la principal preocupación para todos los involucrados. “Es importante que los actores estén entrenados en las tácticas, así como en las armas que van a usar en la película, tanto por seguridad como para ahorrar tiempo en la producción”. Denman continúa explicando el modo en que los pequeños detalles aportan autenticidad. “La mayoría de los muchachos con cierta experiencia táctica miran a ver si el actor mira a través de la miras cuando dispara; ese es mi objetivo número uno, ayudar al actor a obtener esa imagen de la vista. Pete quiere que sean cazadores extremadamente agresivos y metódicos que parecen estar en la zona”.
Esa autenticidad no vino instantáneamente. “Comienza con los intérpretes entrenados, con horas y horas de repetición para parecer naturales y hacer que las cosas fluyan para que parezca que hacen esto para ganarse la vida”, dice Denman. “Una vez que obtienen los principios básicos, pueden reaccionar ante cualquier cambio el día en que comencemos a disparar”.

LAS ARMAS: CREANDO EL ARMAMENTO DE GROUND BRANCH
Las grandes secuencias de acción a menudo requieren grandes armas, por lo que para asegurar que Jimmy Silva y su equipo de agentes de Ground Branch de operaciones oscuras estuvieran armados adecuadamente para sus misiones, el director Peter Berg eligió a su confiable colaborador Doug Fox, quien, en Milla 22: el escape, ejerce una doble función, maestro de utilería y Armero principal.

“Mark Wahlberg y el resto del reparto interpretan a los operadores de Ground Branch y normalmente sólo llevan armas laterales. Trabajando estrechamente con Glock, que a todos les gusta porque son livianos y más fáciles de transportar durante todo el día”, revela Fox. “La mayoría de las veces, sólo llevan una o dos pistolas, pero para salir al campo, necesitan aumentar con los rifles M-4. Además, tienen que cargar sus vehículos con suficientes armas y herramientas para llegar al punto de extracción”.

Además del equipo de Ground Branch, Fox también tuvo que equipar a las fuerzas hostiles que intentan evitar que entreguen a Li Noor a seguridad. Para asegurarse de que todo el armamento se transportara de manera segura a las ubicaciones de filmación en Atlanta, Georgia y Bogotá, Colombia, Fox tuvo que hacer pedidos duplicados para que uno pudiera comenzar el proceso de documentación de manifiesto internacional. “Para esta película, estamos en el vecindario de 50 armas en un manifiesto que va a Colombia. Eso incluye ametralladoras, M-4, AK y Uzis; también tenemos que enviar 40,000 cartuchos de munición en blanco. Con todo, es probable que se dirijan armas por medio millón de dólares. Somos la primera compañía en enviar armas en vivo a Bogotá con fines cinematográficos”.

Michael Panevics se desempeñó como maestro de utilería y armador clave en la locación en Colombia, que sirve como escenario de una batalla callejera épica en el país ficticio de Indocarr, en el sudeste asiático, que requería algo más que armas y municiones. “Pegan un explosivo en la parte trasera del Jeep y estalla. Se produce un gran tiroteo en el medio de la calle; muchos tiroteos, explotan autos, lanzan granadas, etc.”, dice Panevics sobre la escena de la guerra callejera que se clasifica como una de las secuencias de acción más intensas de los últimos tiempos.

Después de trabajar con Berg en Lone Survivor, Fox ya estaba preparado para el trabajo. “He visto la forma en que Pete hace las tomas: es muy cinematográfico. A él no le gusta el corte, así que tenemos que tener todo dispuesto de principio a fin, lo que podría significar que 30 tipos disparen sus armas al mismo tiempo”, advierte Fox. “A Pete le gusta lo real, así que eso es lo que le damos”.

LA CINEMATOGRAFÍA: LA FILMACIÓN DE UN CINE DE COMBATE MODERNO
El director de fotografía Jacques Jouffret fue quien ayudó a dar vida a la visión de Berg. Para Milla 22: el escape, Jouffret decidió emplear el estilo documental en gran parte portátil que empleó en sus otras películas con Berg, un método que ambos aprecian por su aspecto natural. “Mi enfoque para el cine es tener la mayor libertad posible para disparar en cualquier dirección en cualquier momento”, comparte el director. “Cuando alguien me pregunta qué intento hacer con el cine, digo que espero que la gente que lo vea sienta que lo que está sucediendo es real, que están viendo un documental”.

El estilo cautivador de la cinematografía de Jouffret era una mezcla perfecta con el enfoque improvisado de Peter Berg para dirigir a los actores, lo que permite una tremenda libertad para probar diferentes opciones. Jouffret y su equipo emplearon una amplia gama de cámaras para capturar la intensidad cinética de la acción de la película y las secuencias de conducción. “Tomé la decisión de usar múltiples cámaras para dar ese aspecto de realidad y que cualquier cosa puede suceder”, dice Jouffret. La historia también se desarrolla desde muchas perspectivas diferentes, incluida la acción de superficie, CCTV y las vistas aéreas desde el punto de vista del equipo de Overwatch que monitorea la misión con drones.

Para asegurarse de lograr la apariencia que él y Berg querían, Jouffret eligió siete de las nuevas cámaras Millennium DXL 8K de gran formato de Panavision equipadas con lentes anamórficas de la serie T, que le proporcionaron un formato más grande que las lentes esféricas normales, creando así una experiencia más visceral, cinemática y de pantalla ancha para los cinéfilos. Advierte que ésta es la primera vez que usa estas cámaras en una película de Peter Berg.

Además de sus operadores de cámara, la película dependía tanto de una unidad de drones aéreos para proporcionar el ángulo de vigilancia de Overwatch en la acción, como de una serie de cámaras Go Pro que se montaron en la mayoría de los sets para proporcionar ángulos de monitorización adicionales. Contar con múltiples cámaras de vigilancia significaba que muchas escenas debían filmarse de dos maneras: una con operadores de cámara humanos, y luego, una vez que salieran de la escena, las escenas se volverían a hacer para las cámaras de vigilancia.

El uso de varias cámaras desde varias perspectivas proporcionó las actuaciones con el nivel de verosimilitud que pretendía el director de fotografía. “Yo utilizo una combinación de cosas para obtener esa credibilidad. Coloco las cámaras lejos de los actores para que no sientan que hay una cámara sobre ellos y luego nos acercamos con las cámaras de mano. Quería dar total libertad a los actores para que el público sienta que están en el momento. No quería que me atasen en una plataforma para rastrear a alguien”.

Berg insistía en que los eventos de la película tuvieran lugar a la luz del día, por lo que el rodaje en Bogotá presentó un gran desafío: el clima, que afectó tremendamente su enfoque para determinar la imagen de la película. “La primera vez que fui a Bogotá durante el proceso de exploración inicial, noté cuán nublado estaba el cielo y las nubes amenazantes cambiaban constantemente”, explica Jouffret. “De ahí surgió la idea de que esta película tendría un aspecto más sombrío y austero de lo que había planeado originalmente”. Con un clima subtropical durante todo el año debido a su posición geográfica en la montaña norte de los Andes y una altitud de 2640 metros sobre el nivel del mar, el cambio de clima y la nubosidad de Bogotá fueron el mayor desafío de Jouffret, ya que mantener la consistencia de la luz exterior significaba largas esperas para los momentos adecuados para disparar.

Además de su posición como director general de fotografía, Jouffret también se desempeñó como operador de cámara “A”. Junto con un equipo de cámaras “B” y “C”, la película se rodó principalmente en un formato portátil con uso muy limitado de plataformas o grúas, lo que otorga inmediatez a la película y atrae al público hacia la acción. También hubo un equipo de cámara de segunda unidad que ocasionalmente proporcionó cámaras adicionales durante las secuencias de acción intensas, así como una unidad de cámara de drones independiente responsable de todas las perspectivas de vigilancia aérea de Overwatch.

El productor ejecutivo Stuart Besser señala, “Jacques trabajó en varias de las películas de Peter y lo conoce mejor que nadie. A raíz de la forma de hacer cine de Peter y los años que trabajaron juntos, hubo una comprensión inmediata. Hay muchas cámaras, con las que Peter obtiene su control, sus singles y toda la cobertura, todo a la vez, lo que permite a los actores no tener que recorrerlo 20, 30 veces con diferentes configuraciones. Esto fue fundamental para que la producción cumpla con el calendario de filmación agresivo: toda la película fue filmada en sólo 42 días.

EL DISEÑO DE LA PRODUCCIÓN – LA CREACIÓN DE LA IMAGEN DEL MUNDO REAL
Milla 22: el escape marca la primera colaboración entre el diseñador de producción británico Andrew Menzies y el director Peter Berg. El diseñador, cuyos créditos incluyen dos películas con el director David Ayer, Bright y Fury, así como  Power Rangers, sintió que esta película estaba dentro de su área de competencia. “A medida que avanzábamos la imagen de la película fue evolucionando, desde la imagen semi-futurista de Children of Men a una alternativa actual; un aspecto del mundo real mucho más arraigado, arenoso, como Peter quería”.

Fue la insistencia de Berg en la autenticidad en todos los aspectos de su película lo que inspiró al diseñador a mantener un realismo visual en todos los escenarios que diseñó. “Una de las primeras cosas que me dijo fue ‘Quiero una estética de la clase trabajadora’. Le gusta alivianar el estilo de la película, algo similar a las películas de Bourne, muy arraigada y real”, recuerda Menzies.

Con un tiempo de preparación muy limitado para una película tan complicada, Menzies tuvo que aprovechar el mundo real de la ubicación de Bogotá, Colombia. “Para la imagen de la película, quería contar una historia: que estaban atrapados en el medio de una ciudad, por lo que sentían que no podían ser extraídos en helicóptero ni nada parecido; tuvieron que trabajar para salir de esa ciudad”, dice el diseñador. “Es una ciudad realmente interesante porque tiene mucha variedad. Podrías estar en un país del Bloque Oriental. Podrías estar en cualquier parte del mundo”.

Por suerte, terminaron filmando exteriores en la verdadera Embajada de los EE. UU., que había sido clausurada y luego comprada por el gobierno colombiano. La arquitectura similar de los dos edificios les permitió combinar los sets exteriores utilizados en Atlanta casi a la perfección. “Trataba de hacer que el lugar se sintiera muy tranquilo y seguro, como si estuvieras en una especie de búnker, ya que se trata de una ciudad con muchos disturbios. Blindamos el exterior de la embajada con alambre de púas a lo largo de las vallas”, dice Menzies. “Cuando dejan la seguridad de la Embajada, de repente están en este mundo de caos: negocios, colores brillantes y luces”.

Para idear las pantallas de estado médico ligeramente futuristas y los dispositivos de comunicación representados en la película, Menzies consultó a un equipo de asesores militares para obtener información sobre los tipos de dispositivos que podrían usarse en misiones futuras. “Toda la tecnología utilizada en la película está basada en lo que la gente idónea nos ha dicho”, afirma. “Hicimos algunos cambios para que pareciera más real, pero sin duda recurrimos a lo que nuestros asesores nos dijeron sobre la próxima generación”.

Para crear la sede móvil de Overwatch, la producción utilizó el segundo piso del histórico Dekalb County Courthouse en el suburbio de Decatur en Atlanta, donde transformaron las antiguas cámaras de jueces en el improvisado centro de operaciones de la misión donde el oficial superior Bishop (John Malkovich) y su equipo supervisan y monitorean la misión de Silva. “Diseñamos sus estaciones de trabajo portátiles para operar los drones”, revela el diseñador de producción. “Todos sus equipos pueden retirarse de maletas. Es como si fueran militares. Pueden viajar a cualquier lugar de incógnito e ingresar a estos espacios abandonados y, utilizando su propio poder, pueden ingresar a la red, hacer su trabajo e irse. Están siempre en movimiento”.

El interior del sofisticado avión espía ruso se basó en parte en submarinos nucleares rusos. “El avión ruso es un dispositivo de descifrado de código gigante”, dice Menzies. “Escucha todas las conversaciones sobre las ondas desde las embajadas de EE. UU. al personal de EE. UU. en todo el mundo, intentando rastrear la comunicación entre Ground Branch y Overwatch”. Al igual que los otros sets de la película, Menzies quería que el avión espía se sintiera real. “Se siente cargado de tecnología, pero es todo clase trabajadora; nada de pantallas transparentes y cosas elegantes”.

Menzies dice que, para él, la noción de Berg del cine de combate moderno se trata específicamente de estar más fundamentado. “Es el mundo real, en vez de glamoroso y genial”, observa Menzies. “El público es mucho más sabio para combatir en estos días debido a las guerras que han estado ocurriendo durante tanto tiempo. Ellos saben lo que las armas de fuego pueden hacer; ellos saben lo que las granadas pueden hacer. Creo que lo que Peter está planteando es que hay un mundo real donde las personas son falibles y cometen errores. Están altamente entrenados, pero son humanos. Lo que traté de hacer es ayudar a construir ese telón de fondo y mantenerlo lo más real posible”.

EL DISEÑO DEL VESTUARIO: VESTIR PARA MATAR
Cuando la diseñadora de vestuario Virginia Johnson crea la imagen de cada personaje, se enfoca mucho en la minuciosa atención a los detalles. “Lo que me encanta de trabajar con Peter Berg es que nada es insignificante”, señala el diseñador de vestuario. “Prestamos atención a todos los detalles, incluso si estamos inventando un país ficticio con personajes de ficción, siempre nos basamos en el realismo”.

Johnson buscó inspiración en blogs de fotos y libros con imágenes de ciudades densamente pobladas. “Mis tablas de humor se centraron en Buenos Aires, Ciudad de México, Nueva York, Los Ángeles, Vancouver y Londres, lugares donde se ve una población inmigrante”, señala.

“La mayor parte del vestuario se compró directamente en tiendas, pero todo lo que se ve en la cámara tiene retoque”, señala y explica que cada pieza fue ligeramente personalizada al cuerpo o el color para cada actor. “Teníamos toneladas de todo. A lo largo de la película, las personas forman parte de una gran cantidad de sucesos: explosiones, tiroteos, peleas con cuchillos, pisadas sobre escombros, por lo que el vestuario puede sufrir infinidad de cosas”.

Johnson y su departamento de vestuario también fueron responsables de  vestir a 800 actores y extras. Ella dice que su único objetivo para cada pieza de vestuario era que pareciera que cada personaje la poseyera y haya vivido en ella. “No quiero que nada parezca que fue recogido en el centro comercial esa misma mañana. No quiero que se sienta nuevo. Quiero que tenga algunas arrugas, como que los personajes han vivido en su ropa”.
VIDEO
MILLA 22: EL ESCAPE
Rodada en 16 localidades de Bogotá. MILLA 22: EL ESCAPE. LA MÁS IMPRESIONANTE PELICULA DE ACCIÓN FILMADA EN COLOMBIA
Publicada por Revista Whats Up / Aficiones Colombia en Miércoles, 15 de agosto de 2018
MANTENERLO PRÁCTICO, HACERLO REAL: LOS EFECTOS ESPECIALES
Milla 22: el escape se filmó en un rodaje sorprendentemente corto de 42 días entre noviembre de 2017 y febrero de 2018. La mayoría de sus interiores se filmaron en Atlanta, Georgia durante las primeras cinco semanas, antes de trasladarse a Bogotá, Colombia, para el resto del rodaje, donde las escenas de acción de exterior se organizaron en el medio de la bulliciosa ciudad en lugares prácticos. Después de considerar locaciones en Asia, los realizadores seleccionaron Bogotá por su capacidad de duplicar casi en cualquier parte del mundo, así como por su proximidad a Atlanta para los viajes y la logística.

“Siempre tratamos de hacer todo lo más real posible y práctico”, dice el actor y productor Mark Wahlberg, lo que involucraba que los actores hicieran muchas de sus propias acrobacias. “Por lo general esto implica que los muela a palos”, bromea. “Pero sé que el resultado final va a ser excelente, y mientras pueda regresar a casa con mis brazos y piernas, soy feliz”.

El veterano supervisor de efectos especiales Matt Kutcher y su equipo fueron los responsables de todos los diversos efectos prácticos de la película, incluyendo todas las explosiones, accidentes automovilísticos, impactos de bala, buscapiés y fogonazos. De acuerdo con el mandato de Berg, de que la película exhibiera el pináculo del “cine de combate moderno”, era esencial confiar en los efectos prácticos tanto como fuera posible, manteniendo los efectos visuales al mínimo. Kutcher, que prestó sus habilidades de FX a Patriots Day y Deepwater Horizon, de Berg, dice, “Lo que encuentro con Peter Berg, más que con otros directores, es que va a suceder de verdad, va a suceder frente a la cámara y va a suceder la primera vez”.

Además de las secuencias de efectos explosivos que incluyen la casa de seguridad rusa de la costa este y la casa de seguridad del café de Indocarr, el veterano de SFX fue responsable de varias explosiones de vehículos durante el viaje de 22 millas del equipo a través de la ciudad anfitriona. Para filmar las secuencias de persecución a alta velocidad, la producción rodó escenas de conducción en varios vecindarios de Bogotá, pero en su mayoría se encuentra en el ajetreado distrito comercial Centro Internacional, lleno de edificios de oficinas, torres de apartamentos, negocios y restaurantes. Los productores trabajaron en estrecha colaboración con la división de transporte de Bogotá para cerrar las calles durante varios días para permitir el rodaje de varias secuencias de conducción y acrobacias.

La guerra callejera es la primera de varias secuencias de persecución de vehículos que se basan en RDV (vehículos conducidos por techo). Para hacer posible el rodaje de estas actividades de alta velocidad, Kutcher y su equipo de FX manipularon el vehículo ilustrado con jaulas antivuelco en la el techo que permitirían a los conductores acrobáticos dirigir el automóvil desde el techo, fuera de la vista de las cámaras. Al permitir a los conductores acrobáticos un acceso total a los controles del vehículo, incluidos los frenos y la dirección, les permitió conducir los vehículos de forma externa mientras los actores estaban dentro, enfocándose en su auto sin la presión adicional de tener que conducir. Para apoyar la visión de Berg del cine de combate moderno, estos RDV también tenían plataformas tanto en el lado del conductor como en el del pasajero, donde los operadores de la cámara se enganchaban y podían filmar la acción en el mismo estilo portátil que el resto de la película.

“Los actores están dentro haciendo lo que mejor hacen, mientras que los dobles de riesgo están afuera conduciendo, haciendo lo que mejor saben hacer”, explica Kutcher. “Pones al conductor especialista en la parte superior de la cápsula, y de esa manera logras que los actores actúen como si estuvieran conduciendo, chocando y volviendo a disparar, pero lo que realmente tienes es a un especialista que maneja esta cápsula y el actor está dentro reaccionando a la vida real. Cuando el público lo ve, todo eso en el auto hace que parezca que los actores están realmente compitiendo por las estrechas calles de Colombia. Por lo tanto, podríamos chocar y golpear varias veces y dar a la audiencia el valor de su dinero. Esta es la única forma de hacerlo”.

“Pete tuvo una gran idea de que el tiroteo en las calles debería sentirse como el de Heat”, dice el diseñador de producción Andrew Menzies. “Debería ocurrir en un centro metropolitano muy poblado y concurrido. Esta locación funcionó en el camino porque estás en un lugar en el que no esperarías que te emboscaran porque estás en el ojo público. Y luego, de repente, todo el infierno se desata y continúa a lo largo de la película”.
Milla-22-El-Escape-pelicula
LA COOPERACIÓN DEL GOBIERNO: EL RODAJE EN BOGOTÁ
Para sentar las bases para filmar una película de acción de esta escala, que implicaría múltiples cierres de calles, persecuciones de automóviles, disparos y explosiones, los realizadores comenzaron por hablar con funcionarios del gobierno colombiano y la ciudad de Bogotá en junio de 2017. Uno de los permisos especiales más importantes que los cineastas tenían que conseguir era el permiso para la filmación aérea en lo que normalmente eran las zonas de exclusión aérea de la ciudad. Como toda la misión estaría monitoreada por drones operados por el equipo Overwatch, implicaba la colocación de cámaras en el aire casi todos los días de rodaje para obtener el metraje de “vigilancia” requerido.

“El gobierno sirvió de gran apoyo durante todo el proceso y fue integral al permitirnos hacer las cosas que necesitábamos hacer”, dice Miguel Tapia, el gerente de locación de Colombia. “Todos querían que fuera un éxito. Me reuní con el presidente en septiembre de 2017 y con otros funcionarios del gobierno hasta llegar a los principales ministros de la ciudad”, recuerda el productor ejecutivo Stuart Besser. “Ésta es la primera película basada en los EE. UU. que ha llegado a Bogotá, filmada en el medio de la ciudad, y que no tiene nada que ver con el tráfico de drogas. Eso fue algo sumamente significativo para ellos. Y su entusiasmo al respecto, así como su creciente deseo de promover Colombia y Bogotá como un lugar de rodaje, un lugar amigable para trabajar, así como una ciudad segura, fue lo que consideraron”.

Mientras estaban en Bogotá, la película se asoció con la productora local Dynamo, una de las productoras más prominentes de Latinoamérica, que proporcionó servicios de producción y equipo para trabajar codo a codo con la tripulación estadounidense en todos los departamentos de la película, desde locaciones, seguridad y transporte, a los directores asistentes, peinado, maquillaje y vestuario. Aunque muchos de los miembros de la tripulación colombiana tenían experiencia en programas como Narcos, trabajar en Milla 22: el escape también proporcionó a muchos miembros de la tripulación por primera vez con experiencia práctica para avanzar con sus propias habilidades técnicas. “Una de las partes más importantes del proceso de filmación en Bogotá fue la inclusión de Dynamo Productions”, dice el gerente de locaciones Miguel Tapia. “Realmente nos ayudaron a adaptarnos y descubrir los procesos, las reglas y luego tratamos de adaptar algunos de esos procesos a la forma en que normalmente funcionamos en los EE. UU.” Tapia señala que filmar grandes escenas de acción en las concurridas calles de Bogotá a menudo requería una tripulación de hasta 1500. “Las cosas se hacen de manera diferente aquí, lidiar con la policía, la seguridad, la logística para ayudarnos a implementar todos los cierres de calles, los peatones y el control del tráfico”, explica.

Tanto el entonces presidente colombiano Juan Manuel Santos como el alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa extendieron la alfombra roja para los cineastas, incluyendo la cooperación de la policía nacional, la autoridad de tránsito y el ejército. “Fue notable cómo el presidente Santos y su gobierno abrieron la ciudad para nosotros”, dice Peter Berg. “Básicamente nos dieron las llaves de la ciudad. Nos permitieron tener acceso en su equivalente a Times Square y cerrarlo durante 10 días y hacer algunas cosas bastante agitadas. El hecho de que pudiéramos utilizar la mismísima ciudad e interactuar con la ciudad real de una manera bastante cinética realmente nos ayudó a darle la imagen que estábamos buscando”.

Incluso el presidente y su familia se involucraron personalmente en la película; el hijo del presidente, Esteban Santos, quien recientemente se graduó de la Universidad de Virginia, aparece en la película como un guardia militar de la Embajada de los EE. UU. Luego, durante una visita al set, el presidente Santos se encontró en medio de la acción, cuando Peter Berg le entregó una cámara Panavision que operó durante una escena que presentaba a Mark Wahlberg.
Milla-22-El-Escape-pelicula
LAS ESCENAS DE RIESGO: LA PELEA EN LA ENFERMERÍA
Una de las escenas más emocionantes en Milla 22: el escape se lleva a cabo en la enfermería de la Embajada de EE. UU. y representa una brutal pelea cuerpo a cuerpo entre Li Noor, interpretado por la estrella de las artes marciales y de acción indonesia, Iko Uwais, y dos asesinos enviados para neutralizarlo antes de que pueda entregar la información ultra secreta a la CIA. La secuencia de lucha sirve tanto como un escaparate perfecto para sus habilidades de lucha, como para anunciar su status como la estrella de acción más reciente de Hollywood.

Uwais coreografió la escena de la pelea realista con los dos actores que interpretan a los asesinos, su compañero de entrenamiento de larga data, Rama Ruswadi, y el actor de acrobacias / actor Sam Looc, junto con el director de la segunda unidad Kevin Scott, el coordinador de especialistas Clay Cullen, el coordinador de peleas Ryan Watson y utilitario de las escenas de riesgo Lateef Crowder. La secuencia de lucha presenta múltiples estilos de artes marciales, incluyendo capoeira, kickboxing chino, Kung-Fu, así como la marca registrada de Iko Uwais, Silat, el estilo de lucha indonesio conocido por el uso de cuchillos y otras armas.

“Pasamos semanas preparándonos para esta pelea, asegurándonos de que todo funcionara en lo que respecta a la geografía, los accesorios y la decoración del set. Armamos la coreografía, tomamos previas y la ejecutamos. Luego, ese día, la hicimos al 100%”, explica el coreógrafo de lucha Sam Looc.

 “Queremos asegurarnos de que sea muy cruda y que parezca real. Esa es la principal preocupación. Lo que hace que esta pelea sea única es el hecho de que Li Noor está esposado a la cama del hospital y cuando lo atacan sólo lleva calzoncillos”.

“Está esposado a la cama, así que es casi como un cuarto personaje en la pelea; él no puede salir de eso. Todo el tiempo que pelea, está involucrado en esta situación en la que tiene que liberarse. Es como un perro encadenado”, dice el coordinador de peleas, Ryan Watson. “La vibra en esta pelea fue tratar de pensar en todo lo que puede causar escalofríos, incluyendo agujas y cuñas”.

La pelea de la enfermería fue filmada en la Embajada de EE. UU. en el centro de Atlanta durante una semana entera, empleando tanto la primera como la segunda unidad de la película. Según Uwais, para el público la pelea debería sentirse muy real, a toda velocidad y con todas las fuerzas. “Tal vez a veces recibiríamos un golpe real, incluso en la cara, pero está bien”, admite modestamente Uwais. La confianza y la química entre Uwais y sus colaboradores centrales hicieron posible la escena. “Confiamos en el otro, es como un baile”, explica Uwais. “Ésta es la pelea más grande para mí en toda la película. Estoy esposado, semidesnudo, sólo tengo ropa interior, y no tengo relleno ni ningún tipo de protección. Sinceramente, nos golpeamos y nos pegamos, así que se verá muy realista; no es para nada falso. Fue realmente violenta, realmente desagradable, pero muy divertido”.
“Iko es un verdadero artista marcial”, exclama Ryan Watson. “Su estilo Silat ha sido transmitido en el linaje de su familia. No tuvimos que usar trucos de cámara para realzar su habilidad. Si hablamos de ¡oye, voy a apuñalarte aquí!, él tiene 17 maneras diferentes de defenderse, por lo que hace que la coreografía y la filmación se hagan fácilmente”.
Peter Berg sabía que al entrar en la película, además de sus habilidades de actuación y lucha, Uwais generalmente arma la coreografía de sus propias escenas de lucha. “Una de las cosas que me impresionó sobre mis muchachos -el director de la segunda unidad y coordinador de dobles Kevin Scott y su equipo- fue que son coreógrafos de peleas estadounidenses grandes y seguros y están acostumbrados a hacer las cosas a su manera, pero todos le dieron la bienvenida a Iko y lo dejaron tomar la iniciativa”, dice el director. “Lo interesante fue ver a los estadounidenses apoyar a Iko, y luego ver a los luchadores indonesios aprender de los muchachos estadounidenses. Entonces, se convirtió en este laboratorio muy interesante. Y terminaron siendo algunos chicos brasileños y franceses. Y creo que había un luchador polaco. Era una loca Naciones Unidas de tipos que se peleaban el uno con el otro todo el día”.
Milla-22-El-Escape-pelicula
ACERCA DEL REPARTO
MARK WAHLBERG (James “Jimmy” Silva) obtuvo nominaciones al premio de la Academia® y al Globo de Oro® por su destacada labor en la película de boxeo familiar The Fighter y el aclamado drama de Martin Scorsese The Departed. Wahlberg ha interpretado diversos personajes para cineastas visionarios como David O. Russell, Tim Burton y Paul Thomas Anderson. Su destacada actuación en Boogie Nights lo estableció como uno de los talentos más buscados de Hollywood.

La notable carrera cinematográfica de Wahlberg comenzó con Renaissance Man, dirigida por Penny Marshall, y The Basketball Diaries, con Leonardo DiCaprio, seguida por el thriller Fear junto a Reese Witherspoon. Más tarde participó en Three Kings y The Perfect Storm, con George Clooney, y en The Italian Job, con Charlize Theron. Luego protagonizó la película biográfica Invincible y Shooter, basada en la novela de Stephen Hunter, Point of Impact. El actor volvió a reunirse con el director de The Yards, James Gray y la coestrella Joaquin Phoenix para We Own the Night, para la que también sirvió de productor ejecutivo. En 2013, se unió al director Peter Berg en el drama militar Lone Survivor y 2 Guns, con Denzel Washington. Al año siguiente, protagonizó Ted 2, con Seth MacFarlane, y Daddy’s Home, junto a Will Ferrell. Entre sus créditos adicionales se incluyen, The Gambler, The Lovely Bones, The Other Guys, Pain & Gain, Contraband, Ted y Transformers: Age of Extinction. Recientemente, protagonizó Deepwater Horizon, Patriots Day, Transformers: The Last Night, Daddy's Home 2 y All the Money in the World. Entre sus p´roximos proyectos figuran Instant Family y The Six Billion Dollar Man.

Consumado productor de cine y televisión, Wahlberg ha producido Daddy's Home 2, Patriots Day, Deepwater Horizon, Entourage, The Gambler, Lone Survivor, Broken City, Contraband, The Fighter (nominada al premio Oscar® a la Mejor Película) y We Own the Night. En televisión, Wahlberg sirve de productor ejecutivo de Shooter, de USA Network, basada en la película de 2007, de la nominada al premio Emmy Wahlburgers, de A&E, y la exitosa comedia Ballers, de HBO. Asimismo, sirvió de productor ejecutivo de Entourage, de HBO, en su impresionante octava corrida, así como Boardwalk Empire, How to Make It in America y In Treatment. Por su labor en televisión, Wahlberg ha recibido un premio BAFTA, un Peabody, siete nominaciones al Emmy, seis nominaciones al Globo de Oro® y un premio Globo de Oro® por Boardwalk Empire en 2011.
Como filántropo comprometido, Wahlberg fundó The Mark Wahlberg Youth Foundation en 2001 para ayudar a los niños y adolescentes del centro de la ciudad.

Milla-22-El-Escape-peliculaLAUREN COHAN (Alice Kerr) actualmente se pone en la piel de Maggie Greene en el gran festival de zombies de AMC The Walking Dead. El programa ha acumulado un seguimiento masivo de decenas de millones de espectadores y actualmente se encuentra en su octava temporada. Cohan fue vista por última vez en la pantalla grande en la película biográfica de Tupac Shakur, All Eyez on Me, como Leila Steinberg, una mentora de Tupac. Anteriormente, protagonizó The Boy, de STX Entertainment, un thriller de terror producido por Lakeshore Entertainment y Vertigo Entertainment. La película fue dirigida por William Brent Bell (The Devil Inside) y escrita por Stacey Menear. En 2016, apareció en Batman v Superman: Dawn of Justice, en el papel de Martha Wayne, la madre de Bruce Wayne y esposa del Dr. Thomas Wayne, y como actriz invitada en dos episodios de la temporada 4 de The Mindy Proyect.

Cohan apareció previamente en un spot de un episodio para Law & Order: Special Victims Unit, y sus créditos adicionales en televisión incluyen su papel habitual en Supernatural, como estrella invitada en Chuck y The Vampire Diaries, así como participaciones en Modern Family, CSI: NY y Cold Case.

En 2014, Cohan protagonizó la película independiente dirigida por John Herzfeld Reach Me, junto a Sylvester Stallone, Kyra Sedgwick y Kelsey Grammar. Entre sus créditos cinematográficos adicionales figuran Casanova, con Heath Ledger, Van Wilder 2: The Rise of Taj y Death Race 2.

Nacida en Filadelfia, Cohan pasó su infancia en New Jersey antes de mudarse al Reino Unido a los 13 años. Allí, se graduó en University of Winchester/King Alfred’s College donde estudió Literatura Inglesa. Mientras cursaba sus estudios, cofundó y salió de gira con una compañía de teatro llamada No Man’s Land.

Después de haber entrenado un estilo de artes marciales tradicionales indonesio llamado 'Silat' desde que tenía diez años, IKO UWAIS (Li Noor) se convirtió en un actor y coreógrafo de lucha de renombre internacional y una figura muy popular en el mundo internacional de las artes marciales. Nacido en Yakarta, la habilidad Silat de Iko era descendiente de Achmad Bunawar, su abuelo y también un conocido Gran Maestro de Silat. Su nombre comenzó a brillar después de ganar varias competiciones de Silat a escala nacional. Su carrera cinematográfica comenzó cuando Gareth Evans, un director galés, visitó la escuela Silat de Iko para hacer un documental que lo llevó a pedirle a Iko que se una a su productora para convertirse en actor de cine y coreógrafo de lucha.

La primera película en la que Iko participó fue en un papel principal en Merantau, seguida de The Raid: Redemption y The Raid 2: Berandal. Ambas películas The Raid cosecharon el éxito internacional y fueron consideradas “Una de las mejores películas de acción en la historia del cine” por la crítica internacional. Este éxito ha convertido a Iko en un nombre muy conocido en Hollywood en lo que se refiere a películas de acción. Los críticos internacionales ya lo están llamando el nuevo Jackie Chan / Bruce Lee del género de acción actual. Como consecuencia se lo convoca para protagonizar Man of Tai Chi con Keanu Reeves. También encarnó un papel de reparto en la película de ciencia ficción Beyond Skyline, con Frank Grillo. Como si esto fuera poco, apareció brevemente como Razoo Quin-Fee, un temido mercenario en Star Wars: The Force Awakens, una de las franquicias más exitosas en la historia del cine. Sus créditos recientes también incluyen, Headshot, The Night Comes For Us y Triple Threat. 

RONDA ROUSEY (Sam Snow) es una artista marcial mixta, judoca y actriz. Es la primera campeona de peso gallo de UFC, así como la ex campeona de peso gallo de Strikeforce. Ronda comenzó judo con tan solo 11 años y para la edad de 13 años estaba haciendo cosas atléticas que hicieron que su madre se quedara boquiabierta. AnnMaria no era una simple madre orgullosa, ya que era una atleta de clase mundial, que en 1984 se había convertido en la primera estadounidense en ganar un Campeonato Mundial de Judo. Tenía buen ojo para el talento y una mente analítica y creía profundamente que su hija tenía el potencial para la grandeza. Tenía razón. A los 17 años, Ronda se clasificó para los Juegos Olímpicos de 2004 en Atenas, convirtiéndose en la Judoca más joven de todos los Juegos. En agosto de 2008, compitió en los Juegos de Beijing y ganó una medalla de bronce olímpica, convirtiéndose así en la primera estadounidense en ganar una medalla olímpica en judo femenino desde su creación como deporte olímpico. En 2012, el dominio de Ronda en el ring y la calidad de estrella llamaron la atención de Dana White, la presidente de la UFC. Durante años, UFC se resistía ante la perspectiva de agregar mujeres a su redil debido a la percepción de que no había suficiente profundidad para crear clases de peso significativas. Sin embargo, Ronda cambió la forma en que UFC veía el potencial de las luchadoras y se convirtió en la primera mujer en firmar un contrato con la UFC en 2012, y en menos de dos años se convirtió en la mayor estrella del deporte formalmente masculino.

Tomando Hollywood con fuerza, Ronda consiguió papeles en películas importantes y explotó en escena con el mismo impulso, compromiso y dominio que la convirtieron en una campeona. En 2014 interpretó a Luna en The Expendables 3 y el 2015 la vio como Kara en el éxito de taquilla Furious 7 y en la película Entourage. Además, es productora ejecutiva de la serie documental de televisión de Go90 Why We Fight.

Con un currículo que se extiende a lo largo de casi tres décadas, la leyenda cinematográfica JOHN MALKOVICH (Bishop) es una de las mentes más interesantes de la industria del entretenimiento. Sus celebradas interpretaciones engloban todos los géneros y abarcan desde el más estimulantemente reflexivo cine independiente hasta las populares franquicias de gran presupuesto. Además de ser un consumado actor, Malkovich es también director, productor, diseñador de moda y artista.

En la pantalla grande, los papeles recientes de Malkovich incluyen la voz de ‘Dave’ en Penguins of Madagascar, de DreamWorks Animation, así como el ‘Sherriff Vogel’ en Cut Bank, de Matt Shakman; el chiflado ex agente de la CIA ‘Marvin Boggs’ en Red y Red 2, de Summit Entertainment; y el afamado entrenador de caballos de carrera ‘Lucien Laurin’ en Secretariat, de Disney.

Sus créditos cinematográficos previos incluyen, Being John Malkovich, de Spike Jonze; Dangerous Liaisons, de Stephen Frears; The Portrait of a Lady, de Jane Campion; In The Line Of Fire, de Wolfgang Petersen; Of Mice and Men, de Gary Sinise; The Great Buck Howard, de Sean McGinly; Beowulf, de Robert Zemeckis; Klimt, de Raoul Ruiz; Ripley's Games, de Liliana Cavani; The Sheltering Sky, de Bernardo Bertolucci; Empire of the Sun, de Steven Spielberg; The Glass Menagerie, de Paul Newman; The Killing Fields, de Roland Joffe; y Places in the Heart, de Robert Benton.

Malkovich ha sido nominado al premio de la Academia® al Mejor Actor de Reparto en dos ocasiones, la primera por Places in the Heart (1985) y más tarde por In the Line of Fire (1994). Su actuación en Places in the Heart también le valió el premio al Mejor Actor de Reparto de National Society of Film Critics y de National Board of Review. Asimismo, en 1999, recibió el premio del New York Film Critics Circle al Mejor Actor de Reparto por Being John Malkovich.

En 1998, Malkovich se asoció con los productores Lianne Halfon y Russ Smith para fundar la compañía de producción Mr. Mudd, cuyo primer proyecto fue la celebrada película Ghost World, dirigida por Terry Zwigoff. La siguiente producción de Malkovich tuvo lugar en 2003, que marcó su propio debut en la dirección cinematográfica, The Dancer Upstairs, protagonizada por el actor ganador del premio de la Academia®, Javier Bardem. Pocos años más tarde, Mr. Mudd logró su mayor éxito de crítica y taquilla con la popular película independiente Juno. La película recibió cuatro nominaciones al premio de la Academia® y ganó el premio Independent Spirit a la Mejor Película, y está considerado el tercer mejor estreno en la historia del cine independiente. Los créditos recientes del Malkovich con Mr. Mudd incluyen Demolition, de Jean-Marc Vallée; Cesar Chavez, de Diego Luna; The Perks of Being A Wallflower, de Stephen Chbosky; Jeff, Who Lives at Home, de los hermanos Duplass; y Young Adult, de Jason Reitman.

Malkovich fue también productor ejecutivo del documental How to Draw a Bunny, un retrato cinematográfico del artista Ray Johnson que ganó el Premio del Jurado en el Festival de Cine de Sundance de 2002. Asimismo, en 2009, Malkovich y el equipo de Mr. Mudd sirvieron de productores ejecutivos del documental de HBO Which Way Home, que fue nominado a diversos premios, incluyendo el premio de la Academia® al Mejor Documental de 2010, el premio Independent Spirit y tres premios Emmy.

La estela que Malkovich ha dejado en televisión incluye su actuación, galardonada con un Emmy, en el telefilme Death of a Salesman. Este papel le valió también una nominación al Globo de Oro. Además, recibió posteriores nominaciones al Globo de Oro por In the Line of Fire (1994) y Heart of Darkness (1995). Sus demás notables trabajos incluyen: la miniserie Napoleón y el aclamado telefilme de HBO RKO 281, por los que John fue nominado a varios premios Emmy.

Como miembro referente de la emblemática Steppenwolf Theatre Company de Chicago, Malkovich ha ejercido indiscutiblemente una profunda influencia en el panorama del teatro norteamericano. Entre los años 1976 y 1982, actuó, dirigió o se encargó del diseño de la escenografía en más de cincuenta producciones de la Steppenwolf Theatre Company. Su debut sobre los escenarios neoyorkinos en la producción de la Steppenwolf de la obra de Sam Shepard True West le valió un premio Obie. Asimismo, ha dirigido numerosos trabajos teatrales en Steppenwolf como la celebrada Balm in Gilead, The Caretaker y Libra, la que él mismo adaptó de la novela de Don DeLillo. La producción francesa de Hysteria (2003) fue galardonada con cinco nominaciones a los premios Moliere incluyendo la categoría de Mejor Director. John ha dirigido tres cortos relacionados con el mundo de la moda (Strap Hangings, Lady Behave, Hideous Man) para la diseñadora londinense Belle Freud. Recientemente recibió el premio Molière al Mejor Director por su producción de la obra de Zach Helm Good Canary in Paris.

Además de sus muchos reconocimientos en el ámbito de las artes escénicas, en teatro, en la pequeña y gran pantalla, y tras las cámaras, Malkovich también se ha adentrado en mundos tan distintos como la ópera y el diseño de moda. Recientemente ha interpretado al infame donjuán del siglo XVIII Giacomo Casanova en una gira de la producción operística The Giacomo Variations, y en 2011 repitió su papel del famoso asesino en serie austriaco Jack Unterweger en The Infernal Comedy: Confessions of a Serial Killer, un monólogo en el que se van intercalando arias de ópera. La producción realizó una gira por Europa y también se representó en la edición número 29 del Annual Next Wave Festival de la Brooklyn Academy of Music. Además, Malkovich es la fuerza creativa que se esconde tras la línea de ropa masculina Technobohemian by John Malkovich.

Junto a su familia, Malkovich divide su tiempo entre los Estados Unidos y Francia.

A EMILY SKEGGS (M.I.T.) próximamente se la verá en un increíble papel junto a Chloe Grace Moretz en el largometraje de Desiree Akhaven, The Miseducation of Cameron Post, que acaba de ganar el Gran Premio del Jurado en Sundance de 2018.
Emily fue nominada a los premios Tony y Grammy por su papel en el exitoso musical de Sam Gold, Fun Home, que se presentó en Broadway, mientras grababa un papel recurrente en la serie Salem, de Brannan Braga.

CARLO ALBAN (William Douglas III) ha actuado en teatro, cine y televisión por más de veinticinco años. Originario de Ecuador, a los siete años se mudó a los Estados Unidos con su familia. Ha aparecido en programas de televisión que van desde Sesame Street hasta Prison Break y en películas como Margaret (dirigida por Kenneth Lonergan), Whip It (dirigida por Drew Barrymore) y 21 Grams (dirigida por Alejandro González Iñárritu).

SAM MEDINA (Axel) es un actor étnicamente ambiguo que es más de lo que parece. Descendiente de una mezcla asiática, hispana, francesa e indígena, Sam puede transformarse en una gran variedad de personajes.

Después de haberse preparado con algunos de los mejores maestros de actuación de la industria como Ivana Chubbuck, Margie Haber y Arthur Mendoza, Sam cuenta con habilidades orgánicas y de actuación de calidad, amplios conocimientos de artes marciales y habilidad y destreza física. Es conocido por dar todo de sí mismo a cada proyecto.

Entre los créditos más destacados de Sam se incluyen papeles principales y de reparto en los largometrajes Olympus Has Fallen, Kickboxer Vengeance y Kickboxer Retaliation. En televisión, sirvió de actor invitado en la serie Preacher, Banshee y From Dusk Till Dawn: The Series.

CL (Queen) es la artista perfecta: es una rapera, cantante, bailarina y compositora versátil considerada la “Mujer más mala de Asia”.
Milla-22-El-Escape-pelicula

ACERCA DE LOS REALIZADORES
PETER BERG (Director/Productor) se encuentra en la prost-producción de “girl”, su documental acerca de la sensación musical universal Rihanna. Adora los perros.

LEA CARPENTER’S (Guionista) 
Carpenter se graduó summa cum laude Phi Beta Kappa de Princeton con una licenciatura en Literatura Inglesa y tiene un MBA con honores de Harvard Business School. Su discurso de graduación de la Universidad de Harvard en 2003, "Auden and the Little Things", abordaba la importancia de la poesía en tiempos de guerra. Ella es una editora colaboradora en Esquire.

GRAHAM ROLAND (historia de/Productor Ejecutivo) es un ex infante de marina de los Estados Unidos cuyas experiencias durante su servicio en Irak se reflejan en su excelente guión, Finding Mehadi. Graham rápidamente ascendió en programas de alto perfil, comenzando con Prison Break, a la que le siguió una corrida a través de la esfera de JJ Abrams de Lost y Fringe. Después de trabajar con Carlton Cuse en Lost, este luego traería a Graham a trabajar con él en The Returned, en A & E, y posteriormente, Graham y Carlton se asociarían en Jack Ryan, la nueva serie de Amazon creada por Graham, por la que se ha firmado para una segunda temporada.
MARK WAHLBERG (Productor) – Ver en las biografías del reparto.
STEPHEN LEVINSON (Productor) ha recibido un premio del Sindicato de Productores de América, un BAFTA y dos premios Peabody. Su trabajo ha cosechado tres nominaciones al premio Emmy y siete nominaciones al Globo de Oro. Levinson es dueño de Leverage Management, una compañía de gestión y producción de talentos, por la que sirvió de productor ejecutivo de la galardonada serie Entourage, de HBO. Sus otros créditos incluyen Ballers, In Treatment, How to Make It In America y Boardwalk Empire. 
 
Por más de 20 años, JACQUES JOUFFRET (Director de fotografía), ha trabajado en la industria del cine y televisión. Recientemente, sirvió de director de fotografía en Escape Plan 3: Devil's Station, el thriller de horror Truth or Dare y de las tres primeras entregas de la exitosa saga The Purge, de James DeMonaco. Uno de los operadores de cámara y Steadicam más solicitados de Hollywood, Jouffret colaboró previamente con el director Peter Berg en las películas Patriots Day, Deepwater Horizon y Lone Survivor. Entre sus demás créditos se incluyen LAbyrinth, Transformers: The Last Knight, Mr. Church, War Dogs, Goosebumps, Transformers: Age of Extinction, Pain & Gain, Transformers: Dark of the Moon, The Mechanic, Transformers: Revenge of the Fallen, The Fifth Estate, Flightplan y Man on Fire, entre otros. Ha sido nominado a los premios Society of Camera Operators en la categoría Operador de Cámara del Año en tres ocasiones, habiendo recibido el premio en 2007 por la película de Sean Penn, aclamada por la crítica, Into The Wild.

ANDREW MENZIES (Diseñador de producción) comenzó su carrera como escenógrafo en películas como I Know What You Did Last Summer y Enemy of the State antes de servir como asistente de director de arte en Cast Away y Vanilla Sky, entre otras. Luego, como director de arte, trabajo junto al diseñador de producción ganador del premio Oscar®, Rick Carter, en películas como Avatar, de James Cameron, y War of the Worlds y Munich, de Steven Spielberg. Por su labor en Avatar fue galardonado con el premio Art Director Guild a la Excelencia en Diseño de Producción.

Directamente de las peligrosas calles de Brooklyn, COLBY PARKER JR., ACE (Editor) es uno de los mejores editores de Hollywood. Su trabajo en Friday Night Lights, con el director Peter Berg, puso al mundo del cine en alerta, popularizando un estilo de edición de documental que subió la vara del requisito de autenticidad en el cine a lo largo y a lo ancho.

Proveniente del norte de California MELISSA LAWSON CHEUNG (Editora) se graduó de Academy of Art University. Entre sus créditos más recientes se incluye la exitosa serie de televisión de Starz Outlander, la película de Peter Berg Patriots Day y la tan esperada serie de televisión Unsolved. 

VIRGINIA B. JOHNSON (Diseñadora de vestuario) es una diseñadora de vestuario para la industria del cine y la televisión y propietaria de una pequeña empresa en Cambridge, Massachusetts. Johnson diseñó el vestuario para la película de Peter Berg sobre los bombardeos de la maratón de Boston, Patriots Day, y más recientemente, para X-Men: New Mutants, de Josh Boone, en el verano de 2017, que forma parte de la saga de Marvel X-Men.

El compositor JEFF RUSSO (Musicalización), quien ha sido nominado al premio Grammy en dos ocasiones y galardonado con el premio Emmy, está en la cima de su terreno y compone una música variada y emotiva para los universos de la televisión, el cine y los videojuegos. Russo ganó un premio Emmy y recibió dos nominaciones adicionales al mismo por la emocionante y melancólica banda sonora  de la serie ganadora de los premios Emmy y Globo de Oro Fargo.

Según Variety Magazine, “Jeff Russo entiende el modo en que la música conmueve al público. Considera que la música enriquece el desarrollo del personaje, y su objetivo es crear música que fluya sutilmente con la acción y las imágenes de la escena”.

---- 
revista-whats-up-aficiones-colombia