sábado, 10 de enero de 2015

CORAZONES DE HIERRO - Sony Pictures / ESTRENO EN CINES FEBRERO

2015 BRAD PITT Cine CORAZONES DE HIERRO ESTRENO febrero PELICULA PICTURES produccion sinopsis SONY Trailer
PELICULA-CORAZONES-DE-HIERRO-Sony-Pictures-ESTRENO-CINES-FEBRERO
SonyPictures Presenta: CORAZONES DE HIERRO
“FURY”  ESTRENO FEBRERO 19/2015

Cast BRAD PITT, SHIA LABEOUF, LOGAN LERMAN, JON BERNTHAL,MICHAEL PEÑA
Productores BILL BLOCK, JOHN LESHER, DAVID AYER, ETHAN SMITH
Director DAVID AYER

Sinopsis 

Abril de 1945. A medida que los Aliados hacen su último esfuerzo en el Campo de Operaciones Europeo, un aguerrido sargento llamado Wardaddy (Brad Pitt) envía un tanque Sherman, junto con su tripulación de cinco hombres, a una misión mortal tras las líneas enemigas. Superados en número y armamento, Wardaddy y sus hombres enfrentan enormes obstáculos en sus heroicos intentos para golpear el corazón de la Alemania Nazi.

Columbia Pictures presenta, en asociación con QED International y LStar Capital, una producción de QED International / Le Grisbi Productions / Crave Films, Corazones de Hierro, una película de David Ayer.  Protagonizada por Brad Pitt, Shia LaBeouf, Logan Lerman, Michael Peña, Jon Bernthal, Jason Isaacs y Scott Eastwood.  Escrita y dirigida por David Ayer.  Producida por Bill Block, David Ayer, Ethan Smith y John Lesher.  Los Productores Ejecutivos son Brad Pitt, Sasha Shapiro, Anton Lessine, Alex Ott y Ben Waisbren. El Director de Fotografía es Roman Vasyanov.  El Diseñador de Producción es Andrew Menzies.  Los Editores de la película son Dody Dorn, ACE y Jay Cassidy, ACE.  El Diseñador de Vestuario es Owen Thornton.  La música es de Steven Price.  El elenco es de Mary Vernieu, CSA y Lindsay Graham, CSA.  Estos créditos no son los finales.


ACERCA DE LA PELÍCULA

“Ya admiraba a David Ayer por su trabajo anterior, especialmente End of Watch”, dice Brad Pitt, que interpreta el papel protagónico de Don “Wardaddy” Collier en la nueva película de Ayer, Corazones de Hierro.  “Conozco la profundidad que busca para lograr realismo y autenticidad, junto a su estructura exclusiva, por eso considero que es un realizador cinematográfico destacado.  También es un veterano de guerra, asi que tiene experiencia de primera mano, conoce el tema muy bien y eso nos atrajo a todos al proyecto”.

“Corazones de Hierro no es una película de guerra de tus abuelos”, dice el productor Bill Block, que se encargó del montaje de la película para QED antes de que Columbia Pictures participara con los derechos de distribución.  “Creo que no se ha mostrado el horror físico que sufrió la división blindada.  Superados en hombres y en armamento, ellos ganaron la guerra a través de batallas genuinas y crudas”.

“Nadie escribe acerca de los hombres en su estado más vulnerable como lo hace David”, comenta el productor John Lesher, que previamente colaboró con Ayer en su aclamada cinta End of Watch.  “En todas sus películas veo ciertos temas comunes: tratan del amor fraternal, la amistad, los padres y los hijos, así que estos tópicos también resuenan hondamente en este guión”.

PELICULA-CORAZONES-DE-HIERRO-Sony-Pictures-ESTRENO-CINES-FEBRERO

Corazones de Hierro se desarrolla en 1945, durante las últimas etapas de la Segunda Guerra Mundial en Alemania.  “La guerra está terminando y el impero Nazi, como un elefante agónico, vive su fase final”, explica Ayer.  “Es un mundo distinto a las películas de guerra usuales, donde se celebran campañas victoriosas, como la invasión del Continente Europeo, el Día D, o la Batalla de las Ardenas, diversas ofensivas famosas en las que participaron tropas estadounidenses.  Uno de los periodos olvidados es este postrero aliento del imperio Nazi contra el ejército estadounidense que había peleado durante años y contaba con sus últimas reservas de soldados.  Los hombres estaban exhaustos.  En la Segunda Guerra Mundial luchaban hasta que ganaban o morían, o quedaban gravemente heridos y eran enviados a casa.  El fanático régimen nazi se encontraba a punto de colapsar y era un entorno confuso en el que cualquiera podía ser el enemigo, era increíblemente arduo para el espíritu de los combatientes”.

Dentro de este ambiente Ayer concibió el personaje de Don “Wardaddy” Collier, interpretado por Brad Pitt.  “Wardaddy es el comandante del tanque y su trabajo es mantener a sus hombres con vida”, comenta Pitt.  “Es responsable de sus operaciones, su moral y sobre todo de asegurar que funcionen como una máquina.  Sus decisiones determinan quién sobrevive y quién no.  Al comienzo de la película la tripulación perdió a uno de sus cinco miembros y de pronto deben integrar a un soldado joven dentro de su familia.  No se trata sólo de que sea novato y carezca de experiencia en tanques, en realidad es una amenaza para nuestra sobrevivencia; si él no es capaz de trabajar bien la tripulación completa está en peligro y pueden morir.  El muchacho llega con una gran inocencia y la pregunta es, ¿cómo puede madurar un niño en un día?  Wardaddy lo debe endurecer y lograr que se adapte para garantizar la seguridad de los otros”.

El novato que se integra a la tripulación de Wardaddy es Norman Ellison, un joven muy mal preparado para la guerra.  “Se formó como mecanógrafo, pero lo enviaron al frente, en la 2a División Blindada, para trabajar como copiloto.  Se siente pasmado y confuso, está seguro de que se trata de un error”, explica Lerman.  “Norman llegó para ocupar el puesto de un hombre muerto, Red, que había peleado junto a los otros tripulantes prácticamente desde que comenzó la guerra.  Es un chico joven e inocente, la clase de muchacho que a todos les agradaría tener como hijo o hermano menor, pero la guerra no es un lugar para un tipo cándido.  Tiene que cambiar si desea sobrevivir y Wardaddy le va a enseñar cómo hacerlo”.

En el curso de estas 24 fatídicas horas ese entrenamiento será puesto a prueba cuando los cinco tripulantes del tanque Fury: Wardaddy, el comandante;  Boyd Swan, el artillero;  Grady Travis, el cargador;  Trini García, el conductor; y Norman, el copiloto, se enfrentan contra una tropa de 300 enemigos alemanes en una batalla desesperada para sobrevivir.  

La intensidad del guión que Ayer escribió para Corazones de Hierro se ha convertido en su marca distintiva, pero al igual que sus guiones para Training Day, The Fast and the Furious y otros proyectos, la película también demuestra una profunda conexión entre los personajes.  “Las películas de David son viscerales y reales, pero también muestran la hondura del amor fraternal y la amistad en las condiciones más extremas”, comenta Block.

En esta trama Ayer muestra una relación complicada, pues el vínculo que se forma entre el joven Norman y el veterano Wardaddy es el corazón de la película.  “Norman es un joven fresco e ingenuo y eso lo hace entrañable, pero también es un problema que debe superar”, dice Ayer.  “Wardaddy debe despojarlo de su inocencia”.

“En muchas formas Norman es el hijo que Wardaddy nunca tuvo”, continúa Ayer.  “Él se convierte en el mentor de Norman, su padre, lo guía para que logre ser un soldado eficaz”.

Ayer narra esta compleja historia a través de una estructura engañosamente sencilla.  “La película completa transcurre en 24 horas, desde la madrugada de un día hasta la madrugada del siguiente”, observa el productor Ethan Smith.  “Es muy directo en su construcción, pero elocuente y minucioso en su narración de la historia”.

Con End of Watch, su cinta de 2012, Ayer obtuvo críticas favorables por su estilo de dirección único y provocativo.  Con Corazones de Hierro él da un nuevo paso en su carrera, afirma el productor Bill Block.  “Ésta es una evolución del estilo de David Ayer, una película más formal y bellamente filmada”, explica.  “Mientras en End of Watch creó algo similar a un video documental, esta cinta es una pieza de época que mantiene su firma distintiva, una intensa realidad”.

“Es una obra característica de David Ayer en el sentido de que es una película de guerra con apariencia muy auténtica en su aspecto y sensación”, dice el productor Ethan Smith.  “David se sumerge en la investigación y trabaja de cerca con asesores tácticos y militares para presentar todos los detalles correctamente.  Su proceso de dirección incluye rodearse de las mejores personas expertas en diversas disciplinas para garantizar la precisión”.

El productor John Lesher dice que la investigación redituó en personajes y experiencias que cobran vida en la pantalla debido a que lucen genuinamente enérgicos.  “Estaba fascinado”, dice Lesher.  “Él me dijo, ‘Debes venir a mi oficina’.  Pude ver la gran cantidad de libros, las pesquisas y reflexión que integró en esta historia.  Quedé muy impresionado”.

Al mismo tiempo, continúa Lesher, Ayer escribió un guión con el que el público se puede identificar y es legítimo para cualquier generación.  “Pienso que algo interesante y atractivo acerca de esto es que se siente muy moderno”, afirma Lesher.  “Sí, se trata de la Segunda Guerra Mundial y toda la especificidad, toda la autenticidad y todo el estudio que consiguió David cobran vida en el guión.  Pero en realidad se trata de los hombres en la guerra”.

Kevin Vance, uno de los asesores técnicos militares de la producción, dice que el compromiso con el realismo derivó en una película furiosa y visceral que no tiene paralelo con cualquier otra obra de la Segunda Guerra Mundial que se haya creado antes.  “En la mayoría de las películas de la Segunda Guerra Mundial, tenemos esta asociación con ‘la guerra buena’ y eso es todo”, afirma.  “Pero más de 60 millones de personas murieron en la Segunda Guerra Mundial.  Ésta es una dicotomía que no se ha explorado completamente y justo es lo que David exigía de esta película”.

PELICULA-CORAZONES-DE-HIERRO-Sony-Pictures-ESTRENO-CINES-FEBREROUna forma en que los realizadores cinematográficos fueron capaces de “hacer las cosas bien” consistió en solicitar la ayuda de varios veteranos de la 2a División Blindada que prestaron servicio durante la Segunda Guerra Mundial.  “David es insistente acerca de la autenticidad”, afirma Pitt.  Para lograr que la tripulación del tanque luciera genuina, relata, “nos enfrentó con hermosas experiencias.  Nos reunimos con varios veteranos que tenían alrededor de 90 años, ellos sobrevivieron al desembarco del Día D y a la Batalla de las Ardenas… fue una vivencia inspiradora sentarse en su presencia y escuchar sus historias.  Nos dieron descripciones muy viscerales de cómo se vivía dentro del tanque: el calor, el agotamiento, el ambiente aceitoso, el olor a muerte que siempre estaba en el aire.  La mayoría de ellos tenía poco entrenamiento, estaban mal equipados, debían lidiar con adversidades increíbles y mal clima, les faltaba comida, les faltaba sueño.  Y debían seguir adelante bajo las más desgarradoras condiciones”.

Block, QED y Pitt organizaron una reunión para el elenco principal con los veteranos de la Segunda Guerra Mundial, incluyendo algunos que podían narrar personalmente cómo operaron un tanque en algunas de las batallas más sangrientas de la guerra. En particular cuatro hombres hablaron con los actores para compartir sus recuerdos y experiencias.  

Donald Evans, que prestó servicio en una unidad de reconocimiento del 66º Regimiento en la 2º División Blindada, afirmó que “no sabía mucho acerca de esa División” cuando lo asignaron ahí.  “Ni siquiera tenía idea de que estuvieron en África”.

Paul Andert mintió acerca de su edad en 1940 para ingresar al ejército a los 17 años y fue sargento de personal con la 41º Infantería en la 2º División Blindada durante la guerra.  “Patton se convirtió en el comandante de nuestra división, era muy firme para instruirnos”, dice.  Él recuerda las memorables palabras de Patton sobre la importancia de que cada uno hiciera lo posible por demostrar liderazgo: “Patton dijo, ‘No empujas el espagueti; lo jalas’” y eso significa que como líder, si haces un movimiento tus hombres te seguirán.  Andert recordó esas palabras una y otra vez durante la guerra.  “Él integró en nosotros la lucha, nos imbuyó con la idea de salir al campo de batalla y movernos.  Nunca nos quedamos quietos”.

George Smilanich fue conductor durante la guerra y contó que aunque cada hombre tenía su asignación, “cualquier miembro de la tripulación podía hacer cualquier cosa que los otros tipos hicieran.  Podríamos rotar nuestros lugares si era necesario, si alguien moría durante una batalla, otro miembro de la tripulación ocupaba su lugar, sin importar el trabajo que fuera.  Éramos capaces de manejar un jeep, podíamos manejar un camión semi-oruga, podíamos manejar un tanque.  Éramos como una familia grande y feliz; si yo quería que el copiloto se hiciera cargo de la conducción, cambiaba mi lugar con él; si el artillero deseaba descansar, el copiloto se ponía detrás de la ametralladora.  El comandante nos daba órdenes y nos decía lo que debíamos y lo que no debíamos hacer, así es como funcionaba.  Y cuando perdíamos a un compañero y alguien más lo sustituía, se integraba de inmediato”.

Ray Stewart tenía sólo 21 años en la primavera de 1945, no era distinto al personaje del joven Norman Ellison en la película.  Asignado a un tanque como artillero suplente, él afirma, “Tenía cuatro compañeros que fueron entrenados por Patton y yo era el tipo nuevo.  Traté de hacer las cosas lo mejor que pude.  Mi comandante del tanque en ese momento me puso a prueba.  A la larga el artillero ocupó su lugar; él se convirtió en el líder del batallón.  Por supuesto los otros soldados también cambiaron de lugar”.

¿Cómo se sentía estar en un tanque cuando el enemigo te disparaba?  A pesar de las pulgadas de acero que te protegen, aún así es lo más desgarrador que uno se pueda imaginar.  “Cuando te disparan con esos cañones y todo se estremece a tu alrededor sientes pánico en tu vehículo blindado o tu tanque, simplemente escuchas y sientes las sacudidas”, dice Evans.  “No hay lugar para esconderte”.

Cuando un tanque era abatido, la tripulación era asignada a un nuevo vehículo.  ¿Qué valor se requiere para entrar en el siguiente tanque?  Stewart se encoje de hombros.  “Simplemente te metes y eso es todo”, afirma.

Numerosos detalles de los recuerdos de estos ocupantes de tanques cobran vida en Corazones de Hierro; por mencionar algunos ejemplos, el hecho de que cada quinta bala de la ametralladora es una trazadora; que hay tantas trazadoras que el calor puede derretir el barril; que la diferencia entre la artillería saliente y la entrante es el silbido de indicación de la artillería entrante; que los tanques Sherman con menos armamento podían encontrar formas de usar su excepcional movilidad contra los poderosos tanques Tiger alemanes.  Todos estos detalles ayudaron a conseguir la sensación genuina de la película.

“Las narraciones de los veteranos fueron fundamentales pues aportaron vida a las escenas”, dice David Rae, uno de los asesores técnicos militares de la cinta.  “Ellos nos dieron la verdadera dimensión de la forma en que una tripulación peleaba en distintos escenarios, a través de Normandía, del Norte de África, de Los Países Bajos y por fin hasta Alemania, en la embestida final.  Nos dieron historias interesantes que puedes entender y con las que te vinculas emocionalmente”.

ACERCA DE LOS PERSONAJES

Como líder de los hombres en el Fury se encuentra Don Collier, mejor conocido por su sobrenombre de guerra, Wardaddy.  El papel es interpretado por Brad Pitt.  “Wardaddy es representativo de la columna vertebral del ejército, los sargentos y suboficiales son quienes realmente mantienen unido al ejército”, explica Ayer.  “Él es sensato, práctico y pragmático, todo lo que le importa es llevar a buen fin la misión”.

Pero Ayer añade que Wardaddy también es un hombre con un pasado oculto.  “Está expiando algo de su historia mediante este increíble acto de penitencia al pelear en la guerra y liberar Europa.  Tiene su propio código moral y no se trata de nuestra ética civil; el suyo es un profundo reflejo de su época.  Es estoico, pero a la vez lleno de vida y de humor y de amor por sus hombres, junto a un verdadero odio por el enemigo”.

“Cuando leí el guión por primera vez me sentí atraído por el inusual arco del personaje de Wardaddy”, dice el productor Bill Block.  “Cuando lo conocemos él lleva tres años en la guerra, es un consumado y comprometido asesino y todo sucede en una forma que nunca hemos visto.  Se convierte en un héroe compasivo, un líder para sus hombres con objeto de completar su misión”.

PELICULA-CORAZONES-DE-HIERRO-Sony-Pictures-ESTRENO-CINES-FEBRERO

“Wardaddy es un personaje increíblemente interesante”, dice el productor John Lesher.  “Estos soldados han peleado juntos, bajo sus órdenes, desde que empezó la guerra.  Él es un alma compleja y dañada que intenta transmitir su sabiduría a Norman.  Es un personaje original que David creó y de verdad es muy atractivo, es una personalidad que no habíamos visto antes”.

Shia LaBeouf interpreta el papel de Boyd Swan.  “Es el artillero y básicamente es el segundo en el mando del Fury”, dice el actor.  "Él opera el sistema primordial de la ametralladora, el cañón de alta velocidad de 76 mm.  Es un asesino a sangre fría, pero también es un hombre de fe, para mí fue interesante explorar cómo alguien que lee las Escrituras y tiene fe, un cristiano, puede conciliar eso con sus acciones en combate”.

Para explorar esta dicotomía LaBeouf aprovechó su experiencia de conocer personal militar que demostró rasgos de carácter similares.  Por ejemplo, LaBeouf pasó tiempo con Don Evans, un veterano de la 2º División Blindada en la Segunda Guerra Mundial.  “Él es cristiano, un hombre honorable, que te dirá la diferencia entre matar y asesinar, y hay una gran diferencia.  Don practica esto en su vida”, dice el actor.  “Vive conforme a las enseñanzas de la Biblia, pero aún así te matará si te encuentras en el lado enemigo y después no tendrá problema para dormir en la noche.  Supongo que Dios puso aquí a ciertas personas para recolectar almas, son como la Parca para Dios”.

LaBeouf también conversó con veteranos más jóvenes. “Conocí a un capitán llamado Shane Yates, es capitán pero también es ministro y predicador y capellán del ejército, para la 42º División”, explica LaBeouf.  “Obtuve permiso de ellos y de David para vivir con los soldados en una base de operaciones en medio de su entrenamiento.  Estuve un mes y medio con la Guardia Nacional, después me uní al resto del elenco y fuimos a otro pequeño campamento de preparación en Fort Irwin”.

LaBeouf también se sintió inspirado de trabajar con David Ayer.  “David tiene una impresionante historia propia y la comparte contigo, además de escucharte.  Él es nuestro Patton, en cierta forma está bastante loco, lo cual es perfecto”, comenta.  

“A menudo en las películas de la Segunda Guerra Mundial puedes ver personajes arquetípicos, pero David toma los modelos y los usa como inspiración para crear personajes reales, auténticos”, resalta John Lesher.  “El personaje de Shia, como arquetipo, es alguien que fue a la escuela de predicadores, ya hemos visto a esa clase de hombres; sin embargo en las manos de David se trata de un hombre que cree en Dios pero también le gusta matar.  Shia logró una interpretación conmovedora, muy profunda y penetrante; su compromiso fue incomparable e impactante”.

El eje de la trama, según Lesher, es el personaje de Norman Ellison, interpretado por Logan Lerman.  “En la película Norman representa al público”, explica.  “Él es el chico nuevo que casi no tiene entrenamiento militar y a través de sus ojos aprendemos cosas acerca del tanque, de las circunstancias y del entorno.  Es su historia de aceptación; su viaje es el centro de la película”.

Ayer comenta que en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial era bastante común que hombres muy jóvenes y poco preparados fueran arrojados súbitamente al fragor de la lucha.  “Después de la Batalla de las Ardenas, Estados Unidos sufría escasez de soldados, así que a veces daban a estos chicos un somero entrenamiento de combate durante tres o cuatro semanas, después los equipaban y los enviaban ‘a la guerra”, resalta él.  “Norman no está preparado para lo que ocurre y en cierta forma se convierte en un rehén, es arrojado dentro de esta prisión de acero y arrastrado a través de los campos de Alemania en combate.  Norman vive situaciones para las que no está preparado en absoluto y es labor de Wardaddy entrenarlo y lograr que supere la noción civil de lo bueno y lo malo”.

Logan Lerman interpreta al joven soldado.  Él explica que se sintió atraído por la complejidad del papel.  “Para los actores de mi edad hay muchos personajes sencillos por ahí”, resalta.  “Por otro lado Norman es muy complejo y lleno de tensiones en su interior.  Me pareció un gran reto, es un rol grandioso, una historia estupenda y tuve la oportunidad de trabajar con muchas personas a las que admiro”.
PELICULA-CORAZONES-DE-HIERRO-Sony-Pictures-ESTRENO-CINES-FEBRERO

Una de estas personas es Ayer.  Lerman estaba bien preparado para el intenso estilo de dirección de Ayer y obedecía al director igual que un soldado raso obedece a un general.  “David te lleva a este asombroso e impactante viaje”, comenta.  “Él programó una gran cantidad de tiempo de preparación para nosotros, los actores.  Nos introdujo al mundo en el que viviríamos y no fue una experiencia fácil, pero me integré bien y me sentí emocionado.  Me agradan los retos.  Me dediqué en cuerpo y alma a esto y fue uno de los trabajos más satisfactorios y creativos que he realizado, soy afortunado de formar parte de este proyecto”.

Como resultado de toda esta preparación, opina Lerman, Ayer pudo dar a sus actores la libertad de interpretar los personajes bajo su criterio.  “Pasamos al menos un mes y medio en donde nos reunimos diariamente, pero además de estar juntos tanto tiempo, debíamos repasar el guión en cada ocasión”, dice Lerman.  “Llegamos al punto en el que sabíamos el material muy bien, cada pequeña sección, cada pieza, así que nos sentíamos cómodos.  Podíamos interpretar con soltura e ir en distintas direcciones, podíamos 'salirnos del guión' un poco”.

Después de colaborar con el actor Michael Peña en la película End of Watch, Ayer creó el papel de Trini García, el conductor del tanque, especialmente para Peña.  “Creo que alrededor de 350,000 mexicoestadounidenses lucharon en la Segunda Guerra Mundial, muchos de ellos como conductores en las Fuerzas Blindadas”, observa Ayer.  “Él es un tipo sofisticado y en realidad podría estar en un mejor puesto, pero en esta situación el agotamiento, los nervios y el estrés hacen que acuda al alcohol para tratar de sentirse mejor.  Hubo un enorme abuso de alcohol en el ejército en aquella época y él no sería el primer conductor de un tanque que manejara ebrio”.

“Es genial que a pesar de su idiosincrasia él rinda homenaje a todos los hispanos que pelearon en la Segunda Guerra Mundial y no fueron reconocidos”, comenta Peña.  “Me quito el sombrero ante David Ayer, pues hubo muchos hombres latinos que fueron a la guerra y pelearon por su país y quedaron dañados psicológica y físicamente”.

Jon Bernthal completa la tripulación del Fury como Grady Travis.  “Él es un hombre de campo”, dice Ayer.  “Es un tipo que era niño en la época de la Depresión, creció sin zapatos y trabajó en las granjas desde que tenía ocho años, simplemente no está equipado para la aventura que se ve obligado a vivir por las circunstancias”.

“Si Wardaddy es el cerebro, Grady representa las agallas”, continúa Ayer.  Explica también que como cargador, tiene una “relación especial” con el artillero.  “Él es el hombre que alimenta con una pala el carbón dentro del horno, las municiones en el armamento y debido a ello tienen una relación laboral muy cercana”.

Sin embargo esta relación va más allá del trabajo.  “Grady piensa en Boyd como la ‘madre’ del grupo”, dice Bernthal.  “Grady tiene un respeto increíble por Boyd como el centro espiritual y ético de la tripulación.  Gracias a Boyd, él mantiene su conexión con algo superior y con Dios.  La relación del cargador/artillero es muy interesante debido a que dependen absolutamente uno del otro.  Podrías pensar que habría una separación entre ellos, un hombre cree en Cristo y predica la Biblia, mientras el otro sólo habla de matanzas y de mujeres.  Pero los dos personajes se funden en uno solo.  Simplemente somos dos aspectos de la misma persona”.

ACERCA DE LOS TANQUES

Para el rodaje se usaron primordialmente cinco tanques, todos ellos diversos modelos del Sherman M4:  en la película los tanques se apodan Fury, Matador, Lucy Sue, Old Phyllis y Murder Inc.
PELICULA-CORAZONES-DE-HIERRO-Sony-Pictures-ESTRENO-CINES-FEBRERO

Para Ian Clarke, Coordinador de Vehículos de la Película y Jim Dowdall, Supervisor de la Tripulación de los Tanques, el proceso de encontrar cinco tanques originales de la época de la Segunda Guerra Mundial comenzó como cualquier otro trabajo: llamaron a sus colegas.  “La fraternidad de vehículos militares en el Reino Unido es pequeña y tendemos a conocernos unos y otros”, dice Dowdall.  “A la larga hallamos a las personas que pudieron suministrar los tanques y estaban preparadas para dedicar tres meses de su vida a esta película”.

Para encarnar a los tripulantes de los tanques, comenta Dowdall, “Pensamos que lo mejor sería usar soldados entrenados, no aficionados, sino hombres que estuvieron en Afganistán y en otras situaciones de combate recientes.  No sólo podían comandar los tanques apropiadamente, también detectarían si algo funcionaba mal con uno de estos vehículos de 70 años de antigüedad”.

Para el Fury mismo, la producción empleó tres vehículos básicos.  Primero, como es natural, estaba un tanque real, suministrado por el Museo de Tanques en Bovington, se trataba de un Sherman de finales de la guerra, con un cañón de 76 mm.  

Además el equipo construyó un set para obtener las tomas especiales que requería la realización cinematográfica: este vehículo se construyó sobre la base de un tanque con una plataforma montada en la parte superior, de tal forma que el equipo y las cámaras pudieran filmar sobre el tanque.  

Para las tomas adentro del Fury, el Diseñador de Producción Andrew Menzies creó un set interior.  “Fue un enorme reto técnico”, explica él.  “Es un set muy pequeño y cada pared debía ser removible para permitir que David filmara desde cualquier ángulo.  Al mismo tiempo estaba sobre un mecanismo móvil, de tal forma que se pudiera sentir como un vehículo en movimiento y, por supuesto, como se sacudía constantemente no podía tener partes tambaleantes o sueltas”.

Gary Jopling, Asistente del Director de Arte de la película, creó el set del interior del tanque con base en dibujos y modelos, después construyó la estructura.  “Esto es capaz de realizar cualquier cosa que haga un tanque real”, explica.  “El mecanismo le da un movimiento oscilatorio y la torreta gira 360 grados.  El cañón se eleva y puede disparar”.

Para recrear el interior del tanque, el departamento de arte escaneó un vehículo genuino y luego lo aumentó 10%.  Con base en el escaneo construyeron un set con un marco metálico revestido con fibra de vidrio.  Para crear unas paredes removibles que permitieran colocar las cámaras, idearon 42 piezas que se podían poner y quitar.

Luego Jopling y el departamento de utilería adornaron el interior con artículos originales de tanques genuinos.  “Recopilamos piezas de varios entusiastas de tanques alrededor del país para asegurar que el interior tuviera un aspecto auténtico”, explica.  “Todo funciona como en un tanque real.  El área de Bible en particular fue bastante compleja; por ejemplo, él tiene un telescopio que usa cuando quiere ver el exterior y tuvimos que hacer un ajuste muy fino para eso”.

PELICULA-CORAZONES-DE-HIERRO-Sony-Pictures-ESTRENO-CINES-FEBRERO

Los realizadores cinematográficos también hallaron una solución creativa para la forma en que el Fury podría cargar un proyectil, disparar y expulsar el cartucho vacío.  “El equipo de Efectos Especiales creó un sistema de ariete que empuja el bloque como en un arma real y después se retrae.  El ariete empuja la cabeza dentro del cartucho y lo expulsa con una nube de humo, de tal modo que crea la ilusión de disparar y expulsar un cartucho vacío”.

El tanque, que en realidad era un set rodante que se debía ataviar y mantener como un vehículo en buenas condiciones cada día, también se convirtió en una especie de segundo hogar para los actores que interpretaban a su tripulación.  “En el campamento de preparación ellos aprendieron a vivir en el exterior; después, cuando el Fury estuvo disponible, no podíamos lograr que salieran de él”, comenta Jim Dowdall, el Supervisor de Tripulación de Tanques.  "Pusieron su propio sello en el tanque”.  Empezaron a vivir y comer en su interior.  Entre los ensayos, en vez de salir del tanque, se quedaban apiñados en su interior para hablar y coexistir como lo haría la tripulación de un tanque.  Creo que esto se refleja en la película, se siente una gran familiaridad”.

Jon Bernthal, igual que los demás actores, se sintió muy apegado al Fury.  “Suelen decir que no se trata del tamaño del perro en una pelea, se trata del tamaño de la pelea en el perro.  Aquí teníamos un tanque excepcional”, afirma cuando describe el tanque.  “No es el más grande, no es el más fuerte, ¡debes ver el Tiger! – pero es todo corazón”.

Logan Lerman añade: “Observar a todos los tanques alineados y en marcha, esos vehículos de 70 años, fue un hermoso espectáculo”.

Michael Peña afirma que el hecho de aprender sus movimientos en el tanque le ayudó a integrar su personaje: “Tuvimos que entrenar mucho fuera del tanque para asegurar que podíamos entrar y salir de él como soldados reales.  Al principio incluso pasar por la escotilla, que es apenas un poco más ancha que tu cuerpo, era muy difícil”, dice él.  “Después, cuando lo habíamos hecho cientos de veces, logramos la técnica necesaria para entrar y salir fácilmente.  Se trata de memoria muscular”.

Con tanta acción adentro y alrededor del tanque, la grabación del diálogo requirió gran tenacidad y habilidad para resolver problemas.  Del mismo modo que lo hizo con cada jefe de departamento, Ayer enfatizó a Lisa Piñero, la mezcladora de sonido, que el realismo era esencial, así que buscaron captar el sonido de la forma más auténtica posible, en coincidencia con el aspecto y el sonido del equipo original.  Sin embargo dos obstáculos se interponían en el camino.  Primero, para las escenas internas en el tanque, el equipo de comunicaciones original no sólo tenía 70 años de antigüedad, sino que nunca se diseñó para sobrevivir semejante prueba de tiempo y ni siquiera captaba los sonidos de alta fidelidad cuando era nuevo.  En segundo lugar, durante las tomas en el exterior, los tanques reales e incluso el vehículo sobre el que filmaban hacían tal estruendo que sobrepasaban cualquier otro sonido. 

Piñero y su equipo resolvieron los problemas en dos formas creativas.  Como primer paso, para lograr un aspecto genuino modificaron unos micrófonos T-30 de la época y los micrófonos manuales T-17 originales de la guerra con nuevo material conector y adaptaron el interior del tanque con equipo de comunicación acoplable que pudiera intercambiar señales desde el equipo de sonido de Piñero.  De este modo la utilería práctica ahora se podía usar como verdaderos dispositivos de grabación.

PELICULA-CORAZONES-DE-HIERRO-Sony-Pictures-ESTRENO-CINES-FEBRERO
Para las escenas exteriores, los magos del sonido experimentaron con la colocación de micrófonos para encontrar los lugares en los que podían lograr la mejor captación de sonido.  Una vez que comenzó la filmación, muchas secuencias implicaban un tanque en movimiento y después se detenían para un diálogo o una escena de batalla; para eso el departamento de sonido colocó cientos de metros de cable de micrófono ocultos a cierta profundidad a través del barro.  Finalmente, para recuperar cualquier diálogo perdido por el ruidoso movimiento de los tanques, el equipo de sonido y los actores usaron un camión dedicado, preparado especialmente a prueba de ruidos, para las sesiones de grabación de diálogo.

En la película, una columna de tanques estadounidenses enfrenta a su enemigo más mortífero: un tanque Tiger alemán.  “Es el tanque de guerra óptimo”, dice Menzies.  “Un Sherman en realidad tenía pocas probabilidades de vencer a un Tiger, que se diseñó como un arma formidable”.

Únicamente existen seis tanques Tiger de esa época en la actualidad y el Museo de Tanques tiene el único ejemplar que funciona.  “El Tiger 131 es un tanque importante”, explica David Willey, curador del museo.  “El tanque que usamos estuvo en una columna en Túnez y fue atacado por tanques británicos del 48º Regimiento Real de Tanques.  Éste derrotó al menos a dos de aquéllos tanques de Churchill, pero fue golpeado por otros, así que puedes ver los daños que sufrió.  La tripulación alemana abandonó el tanque y después de la guerra fue entregado al Museo de Tanques”.


“Debido a que el vehículo fue capturado en 1943 ya se había empleado algunas veces, pero nunca en la forma en que lo usamos ahora”, dice Jim Dowdall, el Supervisor de Tripulación de Tanques.  “Debes tener mucho cuidado con él pues el metal es viejo, así que creamos las condiciones perfectas para tratar el vehículo con el mayor esmero posible”.

Obviamente los realizadores cinematográficos no corrieron riesgos de estropear el Tiger real, así que construyeron una copia para usarla en las tomas en donde el tanque resulta dañado.  Para ello midieron el original y pidieron prestadod al museo todos los dibujos originales que están bajo su custodia.  “Cortamos el tanque con un material de acero de un cuarto de pulgada, así que es una estructura con soporte propio”, explica el Diseñador de Producción Andrew Menzies.  “Después lo colocamos sobre una base de tanque más chica y añadimos las ruedas con efectos visuales en la post-producción.  Era fundamental para todos que nuestra copia luciera absolutamente correcta, desde las tuercas y los tornillos que mantenían unidos los componentes”.

ACERCA DE LA PRODUCCIÓN

Corazones de Hierro se filmó durante 12 semanas en los campos de Oxfordshire, en la Base Aérea de Bovingdon en Hertfordshire.  Como explica el productor John Lesher, varias conveniencias prácticas los decidieron para llevar la producción a Inglaterra.  “Primero, tienen una base maravillosa, así que era un buen lugar para empezar”, dice.  “Pero también había una enorme cantidad de activos en Inglaterra: tanques, vehículos blindados, tanto alemanes como estadounidenses.  Finalmente, la luz en Inglaterra, esa hermosa luz del norte, así como el clima, eran una excelente opción para representar a Alemania.  Por todas estas razones Inglaterra se convirtió en el lugar ideal”.

PELICULA-CORAZONES-DE-HIERRO-Sony-Pictures-ESTRENO-CINES-FEBRERO

Pero antes de comenzar la producción Ayer y su equipo emprendieron un extenso proceso de investigación para profundizar en cada aspecto de la historia, desde la clase de tanques que el Fury podría enfrentar, hasta el tipo de artillería y otras armas que se usaron en las campañas, o los uniformes y el corte de pelo de los soldados.  

“Es primordial poner atención en las pequeñas cosas”, dice David Ayer.  “Incluso si alguien del público no entiende algo, cuando percibe las tomas en conjunto recuerda las películas que todos hemos visto en noticieros y en televisión.  Este realismo es lo que busco”.

Ethan Smith afirma que con demasiada frecuencia la industria del cine matizó nuestra perspectiva de lo que fue la Segunda Guerra Mundial.  David regresó a la fuente original.  “Ayer nos comentó que en los últimos años de la década de 1940, cuando Hollywood empezó a hacer películas de la Segunda Guerra Mundial, la consigna era mostrar una visión limpia”, dice Smith.  “David no deseaba una historia cinematográfica de referencia, sino la historia real.  Así que vimos horas y horas de pietaje de Cuerpos Militares y estudiamos a fondo cómo caminan los soldados, cómo portan sus armas, cómo afrontan una misión o se relajan a un lado del camino, esto se convirtió en la base para nuestra película”.

Asimismo, Ayer y su equipo fueron supervisados por tres asesores militares y cuatro veteranos de la División Blindada de la Segunda Guerra Mundial que aportaron su conocimiento y experiencia a la producción.

Kevin Vance y David Rae fueron los asesores militares y principales responsables de trabajar con los actores para convertirlos en soldados de tanques verosímiles.  Entre otras tareas, Vance y Rae organizaron un campamento de preparación para los cinco actores principales.  

Vance colaboró con David Ayer en End of Watch, donde el director integró al elenco en diversos aspectos de la comunidad policiaca.  En el set de Corazones de Hierro, Kevin ayudó a los actores a encarnar la mentalidad de un guerrero.  Vance trabajó 14 años en la sección de Operaciones Especiales de Estados Unidos y vivió muchos años en zonas de alto riesgo alrededor del mundo; por otro lado, Rae formó parte de la milicia británica durante 23 años, muchos de ellos en la división blindada de ese país.  

Como comentamos, Vance y Rae organizaron un campamento de preparación para los actores.  “Deseábamos que el elenco pudiera funcionar y pensar como un equipo. Debían portarse como una unidad.  Algunos tenían tareas individuales de competencia y estrés, pero al final del campamento debían ser interdependientes. No sólo debían actuar, sino ser una tripulación”, dice Vance.  “Todo tenía una intención. Incluso en su ropa, su armamento y hasta en sus raciones, todo era muy básico para mostrar cómo eran las cosas en esa época.  También estuvieron expuestos a los elementos a lo largo de la semana, así que pudieran experimentar los rigores que vivió la generación de la Segunda Guerra Mundial.  Lluvia, lodo, viento y privación de sueño.  Seis días de la pre-producción se asignaron al campamento de preparación y de ellos los primeros dos días se diseñaron para quebrantarlos mental y físicamente, debían estar exhaustos, doloridos e incómodos.  A partir de ahí los reconstruimos juntos.  Esa metamorfosis fue crucial”.

El campamento no fue una novatada, sino algo necesario, como explica Rae.  “Ellos debían crear ese vínculo”, afirma.  “Era indispensable mostrarlo en la pantalla, era esencial representar eso pues como tripulación tenían bastante intimidad.  El cliché es 'no hay rangos en un tanque', todos sabemos quién es el jefe y cuál es la línea que no debemos cruzar, pero también somos muy cercanos unos con otros.  Sabemos todo de nuestros compañeros.  Nos cuidamos las espaldas.  Es una fraternidad dentro de un tanque”.

PELICULA-CORAZONES-DE-HIERRO-Sony-Pictures-ESTRENO-CINES-FEBRERO

Pero no se trató sólo de la conexión emocional, también era indispensable que los actores pudieran desempeñar sus tareas en el tanque igual que saben sus propios nombres.  “Debes dominar tus tareas.  Cuando comienza una batalla, la memoria muscular se activa”, dice Rae.  “Sin importar si es el año 1945 o 2014, debes trabajar como una máquina.  Mi objetivo personal para el campamento era garantizar que ellos lucieran como cinco personas que se movían en la misma dirección”.

“Nuestro campamento de preparación fue obligatorio”, comenta Pitt.  Sin embargo, él tiene cuidado de resaltar las diferencias entre su campamento como actores y los rigores que de verdad experimentan los soldados en tiempos de guerra; “éramos como turistas”, dice, pero aunque se trataba de una simulación, la experiencia fue lo más cercana posible a la experiencia real.  “Estuvimos ahí todo el tiempo, nos levantábamos a las cinco de la mañana, teníamos dos horas de entrenamiento físico, instrucción, trabajo duro, entrenamiento con obstáculos hasta muy tarde en el día, raciones frías, dormimos bajo la lluvia y además teníamos que cambiar la guardia cada hora.  Esto se diseñó para quebrantarnos, para que viviéramos las dificultades y rigores de la milicia, pero ayudó a reconstruirnos cuando estábamos con la moral en su punto más bajo”.

El campamento de preparación fue invaluable, dice LaBeouf.  “Nos conocimos bien unos y otros”, afirma.  “Cuando pasas seis días en los bosques conoces un poco más a tus compañeros y nos convertimos en una unidad.  Formábamos parte de algo que era más grande que nosotros e hicimos esto para representar a muchos hombres.  Creo que el campamento realmente logró que consideremos la bandera de forma distinta; es como un talismán, algo religioso.  Espiritual.  Trascendente.  Mi papá es un veterano, así que siempre he sentido respeto por él, pero convivir con Kevin y los compañeros afuera, en los bosques, me hizo vivir la experiencia de forma muy emotiva”. 

“El campamento de preparación fue absolutamente vital para el proceso”, añade Jon Bernthal.  “Creamos una verdadera confianza entre nosotros... eso no hubiera sucedido de estar únicamente en un set de cine”.

La contraparte de Vance y Rae en lo referente al lado alemán fue Ian Sandford, antiguo paracaidista del ejército británico que trabajó como Asesor Militar Alemán.  Con un ávido interés en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, él aprendió alemán para leer los manuales de entrenamiento en su idioma original; posteriormente trabajó con los actores de reparto que interpretaban a las tropas alemanas en los simulacros para aprender a usar las ametralladoras.

ACERCA DE LA FOTOGRAFÍA

El Director de Fotografía Roman Vasyanov, que colaboró previamente con el escritor-director David Ayer en End of Watch, resalta que en esta película tomó un enfoque muy distinto para la fotografía.  Mientras End of Watch fue inspirado por una realización cinematográfica de estilo documental, Corazones de Hierro debía ser mucho más clásica en sus métodos. “Después de leer el guión por primera vez supe que no se podría manejar de otra forma”, comenta.  “Debía tener secuencias coreografiadas y una fotografía temperamental, la cámara simplemente seguiría a los hombres y no aportaría una energía adicional”.
El productor John Lesher añade: “La gramática visual de la película es muy bella, es una realización cinematográfica al estilo antiguo.  Quisimos adoptar un enfoque más parecido al trabajo de David Lean, un enfoque de cine sencillo, bello y clásico”.

En términos del aspecto, explica Vasyanov, “Deseábamos hacer una película natural y minimalista.  Para mí, esta cinta antes que nada es un drama y todo lo demás es secundario. No quería que tuviera demasiada iluminación ni adornos con la cámara, no se trataba de una cinta de acción.  Ésta es probablemente la película más minimalista que he filmado y este minimalismo logra que las interpretaciones sean lo primordial”.

Vasyanov explica que muchas cintas recientes de la Segunda Guerra Mundial tienen la influencia del famoso fotógrafo de guerra Robert Capa, pero Corazones de Hierro tomó otro camino.  “Elegí un lenguaje totalmente distinto,  en mi opinión es en cierta forma una película del camino”, comenta.  “Cuando miras pietaje real de la Segunda Guerra Mundial, nunca ves a un camarógrafo corriendo con la cámara.  Usualmente se filma con un lente muy largo.  A veces una toma amplia narra la historia mejor que millones de acercamientos, quizá simplemente porque te permite sentir un aspecto distinto de esta locura que es la guerra.  Puedes sentir el silencio”.
PELICULA-CORAZONES-DE-HIERRO-Sony-Pictures-ESTRENO-CINES-FEBRERO

La película entera se filmó con cinta y no digitalmente.  “Sabía que nuestra paleta de tonos debía ser restringida y la cinta tiene mejor color”, comenta.  “Además ésta sería una película anamórfica de pantalla amplia.  Hicimos algunas pruebas y tenía una gran resolución, buenos aspectos resaltados y una hermosa profundidad en el enfoque.  Fue la mejor forma de captar este bello panorama y los tanques en movimiento sobre él”.

Uno de los retos más difíciles para Vasyanov fue iluminar auténticamente el oscuro interior del tanque Fury.  “Me senté un par de horas en un tanque real y observé la escotilla para entender cómo se comportaba la luz”, explica.  “La mayoría del tiempo estuvo gris y nublado, el sol no pasaba a través de la escotilla hasta el interior del tanque.  Así que creamos un sistema de LED que pusimos en el suelo y empotrado en las paredes.  Trabajamos con niveles de luz muy bajos, sólo los necesarios para poder enfocar y lograr la exposición”.


--

Si te gustan nuestras actualizaciones no
olvides compartirlas y comentarlas
Siguemos
https://www.facebook.com/revistawhatsuponlinehttps://twitter.com/revistawhatsuphttp://www.linkedin.com/in/revistawhatsuphttp://www.youtube.com/SarahLeePrensahttp://instagram.com/revistawhatsuphttp://revistawhatsup.tumblr.com/

Sarah Lee Méndez

Directora / Jefe de Prensa / Editora Contenido / Fotógrafa / Twitters: @AnastasiaLeeEdi @revistawhatsup / Instagram @sarahleefotografia

Con más de una década de experiencia en relaciones públicas, manejo de redes sociales, CM, diseño de Blogs, fotógrafa para eventos.

Suscribete vía Email / Es importante para nosotros!

 

VISITA OTRAS SECCIONES

  • Copyright © Cine - Whats Up™ REVISTA WHATS UP.
    / AFICIONES COLOMBIA DISEÑO SARAH LEE