martes, 24 de junio de 2014

El Gran Hotel Budapest: regreso al imaginario de Wes Anderson

2014 adaptación Cine CRITICA El Gran Hotel Budapest historia Houston imaginario libertad Motion REGRESO reseña REVISTA WHATS UP stop técnica Trailer Wes Anderson
El-Gran-Hotel-Budapest-regreso-al-imaginario-de-Wes-Anderson

Por:  Angel Galindo

El director norteamericano Wes Anderson, nacido en Houston en 1969, ha mostrado a las audiencias del mundo su capacidad de recrear la tragicomedia, que se encierra en el diario vivir a través de personajes aparentemente aventajados, pero afectados por grandes dilemas existenciales, con historias que van desde un padre de una familia acaudalada a punto de morir, que a pesar de no haber sido el mejor del mundo busca reunir a sus hijos en ‘Los excéntricos Tennebaum’ (2001), pasando por  el romance de dos niños boy scouts que sueñan escapar de sus aburridos padres en ‘El reino bajo la luna’ (2012), o la libre adaptación de la historia de Roald Dahl ‘El fantástico señor Zorro’ (2009), donde convierte un cuento para niños en toda una reflexión sobre la libertad y la tolerancia mediante la técnica de stop motion.  Eso sin mencionar muchas piezas de antología que a pesar de no ser grandes éxitos de taquilla ofrecen un placer íntimo y personal para el espectador como ‘Vida Acuatica’ (2004) o ‘Viaje a Darjeeling’ (2007), que  hacen de sus películas una experiencia inolvidable para el cinéfilo que se quiera atrever a explorar una forma muy amena de hacer cine.
El-Gran-Hotel-Budapest-regreso-al-imaginario-de-Wes-Anderson

Bajo esta misma tradición y siendo fiel a su estilo tragicómico, el próximo 27 de Junio llega a las carteleras colombianas ‘El Gran Hotel Budapest’, una bella historia contada desde tres puntos de vista narrativos, donde a través de la lectura de una niña de la obra maestra de un aclamado escritor, vemos cómo nos cuenta el momento en que conoció al excéntrico dueño del Hotel Budapest,  quien a su vez le relata sus aventuras de juventud  junto a Gustave  H (encarnado con maestría por Ralph Fiennes),  el primer y más reconocido  conserje del mencionado Hotel, quien además de ser un gran seductor de mujeres mayores, se caracteriza por su elegancia y a la vez sencillez, pero cuya vida tiene un drástico giro cuando es acusado injustamente del asesinato de una de sus amantes.

El-Gran-Hotel-Budapest-regreso-al-imaginario-de-Wes-Anderson
Sobre esta premisa, Wes Anderson lleva al espectador por una cinta que apela a la nostalgia, la comedia, el humor y la sátira, no solo para describir a la clase alta europea, sino que desde un universo que oscila entre la comedia del absurdo y la latente tragedia  de una Europa en antesala de la II Guerra Mundial, construye un abanico de personajes que se conectan directamente con la audiencia por su humor inteligente, exquisito, su cruel ironía y sus escenas de comedia elegante con elementos de las historias del cine mudo y sobre todo por ser íconos por si mismos del absurdo de la existencia, con villanos crueles pero entrañables, héroes imperfectos pero justos, donde ancianas decadentes posando de otoñales divas desfilan ante los ojos del espectador para burlarse de los estereotipos de la sensualidad, mientras se contrasta la lujosa vida de damas que consciente a sus gatos y van al hotel en busca de algo más de una noche de hospedaje con el universo de un Gustave, quien a pesar de su reputación vive encerrado en el cuarto del servicio, tomando un café y posando de un don Juan tan marchito como las divas que proclama redimir.   

El-Gran-Hotel-Budapest-regreso-al-imaginario-de-Wes-Anderson Sin olvidar que en esa mezcla entre cine y teatro de marionetas se pueden ver ciudades de caricatura, recargadas de teatralidad infinita, con escenarios que parecen traídos de una representación de marionetas, que se combinan con planos generales de castillos de los años treinta y persecuciones en la nieve, claves ocultas en monasterios sobre las montañas de religiosos sumergidos en cantos gregorianos inentendibles, que se vuelven una parodia a la solemnidad de la  religión, donde el suspenso al estilo de las novelas de Agatha Christie o el espionaje de las novelas de Graham Green, se conecta con lo disparatado de persecuciones llenas de candor juvenil, que súbitamente contrastan con un final melancólico que respeta los tonos en blanco y negro para hablar de las tristezas del corazón, de las soledades profundas que la pérdida de un amigo conlleva con el fin de representar  una época gloriosa para hacer referencia a la llegada del comunismo, al cambio de poderes políticos y también para evocar al viejo refrán de las abuelas donde se hace referencia a ‘Todo pasado fue mejor’, mientras se vuelve de nuevo al segundo punto narrativo de la historia, donde el acaudalado propietario menciona como último gran recuerdo el nombre de la suite de lujo, que es el único e irónico legado que ha dejado Gustave, hecho por su gran amigo el joven botones hoy convertido en dueño y misterioso millonario y fuente de inspiración de toda la narrativa, mostrando un retrato de la tolerancia que el espectador descubrirá por si mismo en dos secuencias en un tren de que lleva a los protagonistas del hotel a la gran ciudad en dos ocasiones y contextos diferentes.
El-Gran-Hotel-Budapest-regreso-al-imaginario-de-Wes-Anderson

Mención especial también merecen los personajes corales y colectivos que también le dan un colorido a la trama, la logia de los conserjes que como un canto contestatario a las religiones resulta más efectiva que el aislamiento y la solemnidad de los monjes gregorianos aislados de las montañas, la hermandad de los prisioneros quienes rompiendo estereotipos, nos recuerdan el humor de Woody Allen en ‘Toma el dinero y corre’ (1969), al no ser los violentos resentidos sociales, pero tampoco los héroes victimizados, sino meramente hombres hambrientos de libertad, mientras los policías encabezados por un despistado coronel francés, interpretado con calor y simpatía por Edward Norton, son tan solo títeres de las circunstancias que siguen pistas equivocadas como una forma de burla de la autoridad, que recuerda que el verdadero poder del mundo se encuentra en los entrañables lazos que los hombres hacen a través de la lealtad, los sentimientos y el coraje.   

Pero, el máximo encanto de ‘El Gran Budapest Hotel, es que la gran montaña rusa de emociones que contiene, donde es posible reír, sentir nostalgia, evocación y a la vez pasar un rato entretenido, haciendo con sutileza interesantes reflexiones sobre la vida, el amor, la amistad y la tolerancia, pero bajo una perspectiva refrescante, amena, donde el uso de diferentes mezclas de géneros y la intrépida narrativa, unida con tonos de fotografía, que entrelazan el cine con el teatro  y la sensación de que se está no solo leyendo, sino viviendo una novela, hacen de esta cinta una experiencia imperdible que ratifica a los seguidores de Anderson su calidad como director , y es el perfecto aliciente para que quienes no conocen su filmografía se acerquen a su obra y disfruten, en una época de divertimentos banales, de una pieza cinematográfica para pensar, pero también para entretenerse y recordar el valor de la tolerancia, el respeto y la nostalgia, mediante una narrativa amena y evocadora que maneja con un balance impecable el cine de autor y el cine de divertimento.

El-Gran-Hotel-Budapest-regreso-al-imaginario-de-Wes-Anderson



--
Si te gustan nuestras actualizaciones no
olvides compartirlas y comentarlas
Siguemos
https://www.facebook.com/revistawhatsuponlinehttps://twitter.com/revistawhatsuphttp://www.linkedin.com/in/revistawhatsuphttps://www.vizify.com/sarah-lee-revista-what-s-up-virtualhttp://www.youtube.com/SarahLeePrensahttp://instagram.com/revistawhatsuphttp://revistawhatsup.tumblr.com/

Sarah Lee Méndez

Directora / Jefe de Prensa / Editora Contenido / Twitters: @AnastasiaLeeEdi @revistawhatsup @AficionesCol / Instagram @siganenconexion

Con más de una década de experiencia en relaciones públicas, manejo de redes sociales, CM, diseño de Blogs, fotógrafa para eventos.

Suscribete vía Email / Es importante para nosotros!

 

VISITA OTRAS SECCIONES

  • Copyright © Cine - Whats Up™ REVISTA WHATS UP.
    / AFICIONES COLOMBIA DISEÑO SARAH LEE