viernes, 13 de mayo de 2011

Colombia en FESTIVAL DE CANNES con Estreno Mundial el sabado

Colombia en FESTIVAL DE CANNES con Estreno Mundial el sabado


El pasado miércoles 11 de mayo comenzó la edición 64 del Festival de Cannes en Francia con todo el glamur acostumbrado y el desfile de estrellas por la alfombra roja, en esta fiesta del cine mundial que se extiende hasta el 22 de mayo Colombia se encuentra representada por el largometraje de ficción PORFIRIO, una película de Alejandro Landes Echavarría que tendrá su estreno mundial el sábado 14 a las 5:00 PM (10:00 AM Colombia) en el Teatro Croisette, como parte de la Selección Oficial de la 43º Quincena de Realizadores, una de las secciones de mayor prestigio del festival, donde han despegado las carreras cinematográficas de directores como Werner Herzog, George Lucas, Martin Scorsese o Spike Lee, por nombrar solo algunos.

Porfirio Ramírez Aldana como Porfirio.


PORFIRIO habrá sido exhibida ese mismo sábado en horas de la mañana a los miembros de la prensa acreditada y posteriormente tendrá su segunda presentación oficial en el Teatro Studio 13, el Domingo 15 de mayo a las 7:30 PM (1:30 PM Colombia). Estas presentaciones, las primeras públicas de la película en el mundo, le permitirán a los asistentes a Cannes entrar en la historia de Porfirio, en su piel y en su vida, para comprender de la mano de la sensibilidad del director, cuales han sido las motivaciones del este ser humano que ha decidido enfrentar las dificultades de la realidad sin pensar en las consecuencias.

En PORFIRIO, reducido a un universo que se limita a desplazarse de su cama a la silla de ruedas, Porfirio -un hombre en pañales que se gana la vida vendiendo minutos de celular en una lejana ciudad junto al Amazonas- sueña con volar.

Alejandro Landes Echavarría, director y guionista y el productor Francisco Aljure, se encuentran en el Festival de Cannes acompañando la participación de la película en este evento.

CAMINANDO HACIA PORFIRIO
(Por Alejandro Landes Echavarría)


El 12 de septiembre de 2005, leí un titular que se me quedó grabado: “Hombre discapacitado en pañales secuestra aeronave rumbo a Bogotá”. Tres meses después, me encontré tocando a la puerta del hombre encarcelado que la prensa había apodado como “el aeropirata”. Esta película nació del tiempo que pasé con él, su silla, su cama, su casa y su familia.

Aunque yo tenía mi cámara de vídeo de boceto a la mano en mi primera visita, esta fue de poco uso; me encontré con un hombre reservado. Pero luego de varias visitas se fue rompiendo el hielo, revelando una mezcla de valentía y talento dramático que, junto al hecho de que le estaba prohibido salir de su casa, capturó mi imaginación. Empecé a bocetar el vídeo y a escribir, pero hasta cuando Porfirio entendió que yo estaba preparando una película, él no sospechó que yo lo estaba moldeando a él mismo hasta el día antes del rodaje. ¿Quién me va a interpretar? me preguntaba.

Me mudé a Florencia 5 meses y viví en los lugares y con la gente con la que quería trabajar, antes de disparar el primer fotograma. Durante ese tiempo, filmé bocetos de Porfirio, observando su movimiento que, particularmente, me hizo consciente del tiempo, así como de la noción católica y socrática del cuerpo como prisión del alma. Fue entonces cuando desarrollé la identidad visual de la película: el cuadro bajo, frontal, quieto y simétrico que, con una relación de aspecto cinemascope empujando las líneas del horizonte; podía hablar del personaje y su relación con el mundo que lo rodea.


Alejandro Landes en el set con Porfirio.


El primer borrador del guión parecía una larga corriente de trabajo a conciencia, sin embargo, mi tiempo con Porfirio me enseñó a llevar todo ello a la esencia: retratar el drama del personaje de un hombre sin dispositivos dramáticos. Decidí que nunca le mostraría el guión, sino que más bien le leería líneas –en general en desorden- y le preguntaría para que él me las dijera de nuevo a mí para yo poder reformular, haciendo del lenguaje el suyo, no el mío.

Cuando decidí poner al Porfirio real como él mismo, decidí trabajar sólo con actores no profesionales. El hijo mayor de Porfirio y su cómplice de la vida real se había vuelto demasiado mayor para el papel, así que escogí a su hijo menor, cuya forma adecuada y movimientos ágiles eran rígidos pero hacían un tierno contraste con su padre. La esposa de Porfirio lo había abandonado después del secuestro y él me presentó a una joven vecina que resultó ser la cosa más bonita del mundo, y a quien le encantaba la atención que él tenía con ella. Al conocer a Jasbleidy, al tiempo juvenil y endurecida, la escogí por instinto, como lo haría con el resto del elenco.
Tres semanas antes del rodaje, invité a los dos personajes principales a vivir con Porfirio en la casa que había elegido para filmar. Los visité a diario, nunca con la intención de convertirlos en actores, solo para ganar su confianza y acostumbrarlos a la cámara, con sus reflejos naturales, tanto en discurso como en movimiento, para que pudieran prevalecer. Trabajé con los tres, así como lo hice con Porfirio al principio, sobre todo viéndolos moverse dentro de la casa, un espacio que se transforma tanto metafórica como literalmente en la prisión del círculo narrativo de la película.



Trailer Internacional - Cannes

Cada aspecto del rodaje había sido dibujado, pero el equipo de producción improvisó con las cosas que fui encontrando en el camino. Desde que escogimos trabajar con la mayor cantidad de luz natural posible, nos vimos forzados a ajustarnos constantemente a los cambios climáticos de la Amazonía. Un pequeño equipo, compuesto por 10 personas, venidas de Grecia, México, Colombia, Uruguay, España y Ecuador, nos permitió ser flexibles y preservar los espacios reales que trabajamos.

En uno de los momentos más profundos de la película, Porfirio mira a través de la ventana de su habitación y, me atrevo a decir, nosotros pudimos llegar a lo más profundo de su alma. Esto fue en la segunda toma del primer día de rodaje. Aunque creo que hemos capturado muchos otros buenos momentos, debo admitir que no lograron una inocencia tan brillante como la que vi en sus ojos ese primer día.
Terminamos el rodaje de PORFIRIO en octubre de 2010, justo alrededor de cinco años después de mi primera visita.

ALEJANDRO LANDES ECHAVARRÍA, DIRECTOR Y GUIONISTA
Nació en Sao Paulo, Brasil, de madre colombiana y padre ecuatoriano. Estudió Literatura, Economía y Arquitectura en la Universidad Browm, luego escribió en el Miami Herald y en el talk show de televisión “Oppenheimer Presenta”.

Su primera película, el documental “Cocalero”, fue premiado en Sundance 2007 y estrenado en más de 10 países. Con PORFIRIO fue becario de La Residencia de la Cinefundation de Cannes y del Instituto Sundance..

Alejandro Landes Echavarría, Director.


NOTA DEL DIRECTOR
Las noticias, en pantalla o sobre papel, parecen ser burbujas en el agua hirviente que nos rodea, disfrazando actos de inusitada violencia con la manta de algo distante, fantasioso -tal vez extraño-. Aquí, dentro del marco de un titular y la guerra civil colombiana, estoy buscando acercarlo; posicionar mi cámara frente a la humanidad de lo que vive bajo la superficie: momentos aparentemente callados, banales -a su vez cómicos y trágicos- que burbujean a la superficie con la fuerza de su simplicidad y sacuden nuestras vidas.

http://www.lbv.co/velvet_voice/boletin_porfirio/images/img_16.jpg

Sarah Lee Méndez

Directora / Jefe de Prensa / Editora Contenido / Fotógrafa / Twitters: @AnastasiaLeeEdi @revistawhatsup / Instagram @sarahleefotografia

Con más de una década de experiencia en relaciones públicas, manejo de redes sociales, CM, diseño de Blogs, fotógrafa para eventos.

Suscribete vía Email / Es importante para nosotros!

 

VISITA OTRAS SECCIONES

  • Copyright © Cine - Whats Up™ REVISTA WHATS UP.
    / AFICIONES COLOMBIA DISEÑO SARAH LEE